Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Seprona y la confederación investigan la muerte de miles de peces en los canales de riego del Segura

Miles de peces muertos aparecieron el jueves por la tarde flotando a lo largo de varios kilómetros en azarbes de riego junto a la desembocadura del Río Segura, a su paso por San Fulgencio y Guardamar del Segura, en la Vega Baja. El Seprona y la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) han abierto una investigación para esclarecer el origen de la masiva mortandad.

El portavoz de la Plataforma Pro Río de Orihuela, José Antonio Muñoz Grau, consideró ayer que éste es el episodio de muerte de peces de mayor envergadura que se ha registrado hasta la fecha.

El Ministerio de Medio Ambiente anunció, mediante un comunicado, que la CHS denunciará el asunto ante un juzgado de guardia. No obstante, según la nota, el área donde aparecieron los peces muertos, la mayoría mujoles, es un cauce privado que recoge los drenajes de una amplia zona regable. El ministerio especifica que las aguas que habitualmente circulan por el afluente no derivan directamente al río Segura. Además, el escrito incide en que "no se disponen de datos que permitan relacionar la muerte de esos peces con la calidad del río Segura". El último caso se detectó en septiembre de 2001, cuando las labores de limpieza concluyeron con cuatro contenedores de basura repletos de peces muertos, según apuntó Grau. Por ello, el portavoz exigió la actuación de oficio del fiscal de delitos ecológicos, Ricard Cabedo. En caso de no intervenir, la organización cívica prevé recurrir ante el fiscal general de Estado, Jesús Cardenal, para que Cabedo sea apartado de sus funciones. "Su actitud con el tema del Segura clama al cielo", dijo.

La organización apunta como causa de la muerte a los vertidos contaminantes de empresas, próximas al río, y a las labores de fumigación practicadas, a finales de mayo, en la zona del cauce a su paso por Murcia. Entretanto, la Consejería de Medio Ambiente mantiene el permiso de pesca pese a a la elevada mortandad de animales. Fuentes del departamento de Fernando Modrego señalaron que será así hasta no conocer las causas de la muerte de los peces. Muñoz Grau tildó de temeridad este planteamiento. "Debería informar a la gente y prohibir la pesca de manera preventiva. Desconocemos si han ingerido algún producto cancerígeno".

Por otro lado, el Juzgado de Instrucción número 36 de Madrid ha admitido a trámite la personación de Pro Río como acción popular en las diligencias previas relativas a la supuesta ampliación de regadíos con aguas que podrían ser públicas y el desvío de fondos para ese fin, en la zona de Chopillo, en Moratalla (Murcia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2003