Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los regionalistas arrebatan al PP la presidencia de Cantabria y gobernarán con el PSOE

Los socialistas ocuparán la vicepresidencia y la mitad de las consejerías

El PSOE y el Partido Regionalista cántabro llegaron ayer a un acuerdo para formar un Gobierno de coalición en Cantabria, cuya presidencia ocupará el líder del PRC, Miguel Ángel Revilla. PSOE y PRC arrebatarán así al centro-derecha el poder que ha ejercido durante 22 años, con la excepción de los seis meses en que gobernó el socialista Jaime Blanco (1990-1991), tras una moción de censura contra el ex presidente Juan Hormaechea.

Antes de la reunión entre los socialistas y regionalistas que fraguó el pacto de gobierno, la secretaria general del PSOE cántabro, Dolores Gorostiaga, y el líder regional del PP y presidente en funciones de la Comunidad Autónoma, José Joaquín Martínez Sieso, mantuvieron una brevísima entrevista, que apenas duró cinco minutos. El representante popular afirmó que no estaba dispuesto a "participar en un paripé", en alusión a que daba por hecho la existencia de un acuerdo entre socialistas y regionalistas para impedir gobernar al PP.

Los máximos dirigentes del PSOE en Cantabria y del PRC acordaron ayer el programa de gobierno y hoy volverán a reunirse para concretar el reparto de consejerías así como la extensión de este pacto a media docena de Ayuntamientos, entre ellos Torrelavega, Camargo, Reinosa, Castro Urdiales y San Vicente de la Barquera. El nuevo Gobierno estará presidido por el regionalista Revilla, y la vicepresidenta será la secretaria regional del PSOE, Dolores Gorostiaga.

PRC y PSOE se repartirán equitativamente las ocho consejerías del Gobierno cántabro, según Efe. Los regionalistas ocuparán probablemente Presidencia; Ganadería, Agricultura y Pesca; Cultura, Turismo y Deporte y Obras Públicas, Vivienda y Urbanismo. Por su parte, los socialistas se responsabilizarán de Economía y Hacienda; Sanidad; Medio Ambiente; Educación e Industria.

El Partido Popular, que en las elecciones del pasado 25 de mayo fue el partido más votado y logró 18 escaños de los 39 del Parlamento, afirmó ayer que el acuerdo entre el PSOE y el PRC es "un auténtico escándalo". Los populares añadieron que "no hay un sólo caso" en que sea presidente de una comunidad autónoma el líder de la tercera fuerza política.

El alcalde de Santander, Gonzalo Piñeiro (PP), se mostró convencido, antes de conocerse la alianza entre socialistas y regionalistas, de que a Revilla "no le va a quedar más remedio en los próximos días que hacer caso a la opinión pública" y a la gente "que le está insultando por la calle". Una decena de personas se reunió ante la sede del PRC, tras conocerse el pacto, para increpar a los líderes de ese partido, a los que llamaron "rojos".

Durante la reciente campaña electoral, las relaciones entre los líderes del PRC y del PP deterioraron de forma muy acusada una alianza parlamentaria, y de gobierno, que en total había durado ocho años. En las elecciones del 25 de mayo, el PRC fue la única fuerza que incrementó su representación parlamentaria, que aumentó de seis a ocho diputados. El PP bajó de 19 a 18 parlamentarios, y el PSOE descendió de 14 a 13.

En la reunión que hoy mantendrán socialistas y regionalistas, Miguel Ángel Revilla, que se ha presentado a seis elecciones, verá colmado su largo anhelo de presidir el Gobierno de Cantabria. En 1994 fue presentado como candidato a la presidencia en una moción de censura contra Juan Hormaechea presentada conjuntamente por los socialistas y los regionalistas, que entonces sólo contaban con dos diputados. La moción no prosperó porque unieron sus votos la Unión para el Progreso de Cantabria, el partido de Hormaechea, y el PP

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de junio de 2003