Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC advierte a ERC que buscará pactos con CiU donde la izquierda no le apoye

Carod Rovira denuncia "presiones" de los dirigentes socialistas y de Convergència i Unió

El portavoz parlamentario del PSC, Joaquim Nadal, lanzó ayer un claro aviso para navegantes dirigido a Esquerra Republicana (ERC). Los socialistas catalanes intentarán pactar con Convergència i Unió (CiU) donde no sean posibles mayorías de izquierdas, lo que dejaría a los mismos republicanos, que tienen la llave de gobierno en numerosas instituciones, en la oposición. Esta advertencia no gustó a los republicanos. Josep Lluís Carod Rovira denunció ayer "presiones" de socialistas y CiU, y recomendó a sus dirigentes que "tomen tila".

En la Diputación de Girona, los socialistas y Convergència i Unió (CiU) se disputan el apoyo de Esquerra, ya que con sus cinco diputados se ha convertido en determinante para la formación de una mayoría de gobierno. Pero los republicanos exigen a cambio la presidencia del organismo, condición que tanto al PSC como a CiU les parece abusiva.

Joaquim Nadal eludió ayer referirse a este caso en particular a la hora de lanzar su advertencia a los independentistas. Pero puso, como caso hipotético, el del Ayuntamiento de Barcelona. "¿A que podría haber una mayoría alternativa entre socialistas y Convergència i Unió?", se interrogó.

Los socialistas catalanes, señaló Nadal, van a dar prioridad a la formación de gobiernos de izquierda con Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya. Pero allí donde la negociación no fructifique -ayuntamientos, consejos comarcales o diputaciones-, el PSC buscará otras alianzas, que pasarían inevitablemente por los nacionalistas de Jordi Pujol.

"En la cultura del pacto existe el criterio de sumar afinidades políticas, es decir, con Esquerra e Iniciativa. Nos gustaría que los pactos se llevasen a cabo pensando en la ciudadanía y en la mejora de la gestión municipal, y no en un cálculo interesado de unos y otros para sumar cuotas de gobierno", manifestó el portavoz parlamentario del PSC.

El primer secretario del PSC, José Montilla, también exigió ayer a los independentistas que aclaren sus preferencias de pactos municipales, es decir, si apoyarán a los socialistas o a CiU. Montilla advirtió de que la estrategia de "equidistancia" de ERC podría "frustrar el deseo de cambio" en Cataluña. "Creo que es un gran error. En momentos de cambio, o se está con el cambio o no se está", sentenció el dirigente socialista.

Este tipo de manifestaciones, como las de Nadal y Montilla, son las que ayer rechazó de plano el secretario general de Esquerra, Josep Lluís Carod Rovira, quien extendió también sus críticas a los nacionalistas de CiU. "Que vayan tomando tila porque Esquerra no va a aceptar más chulerías", subrayó Carod, tras la reunión de la permanente del partido.

Paseo militar

Carod recomendó a socialistas y a CiU que se "vayan acostumbrando a que esto ya no es un paseo militar" porque, señaló, "Esquerra va a por todas, a tener alcaldías, presidentes de diputaciones y, en otoño, la presidencia de la Generalitat". Aunque admitió que son objetivos "muy ambiciosos", agregó: "Para eso estamos en política, Esquerra no es una peña gastronómica".

El líder independentista, que denunció "presiones de todas partes" para la configuración de acuerdos locales, inivitó a los dos grandes partidos catalanes a "asumir que ellos solos ya no pueden decidir" y que "ERC configura un tercer espacio que ha acabado con la Cataluña bipolar".

En medio de este enrarecido clima, ayer las comisiones negociadoras del PSC y ERC celebraron una reunión que, aparte de limar asperezas, tan sólo sirvió para fijar criterios de negociación y examinar la situación aritmética en varios consistorios. Ambos partidos acordaron dar plena libertad a las asambleas locales y, en caso de discrepancias, alcanzar un acuerdo entre las respectivas direcciones.

No obstante, el secretario de organización del PSC, Joan Rangel, señaló que había pedido a Esquerra "reciprocidad" a la hora de votar las candidaturas. "El PSC no tiene ninguna dificultad en apoyar a Esquerra si es la lista más votada, pero siempre que esto tenga reciprocidad", manifestó Rangel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2003