Zapatero reclama al PP la Diputación de Álava y Aznar rechaza la propuesta

El reparto de las instituciones alavesas enfrenta a los partidos constitucionalistas

La nueva presidencia de la Diputación de Álava, actualmente en manos del PP con el apoyo del PSE, va camino de convertirse en elemento central de enfrentamiento entre PP y PSOE, según las posturas manifestadas ayer al más alto nivel por ambos partidos. El líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, avaló la exigencia del PSE de repartirse el liderazgo de las instituciones alavesas -el Ayuntamiento de Vitoria para el PP y la Diputación para el PSE- para hacer "más creíble la alternativa constitucionalista" en Euskadi. El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, tachó esa pretensión de "mezquindad", y el presidente José María Aznar advirtió contra "el error" de sostener una "conducta distinta" a la de su partido.

Más información

José Luis Rodríguez Zapatero avaló en una entrevista en la Cadena SER la exigencia de los socialistas alaveses de presidir la Diputación a cambio de garantizar al PP la gobernabilidad del Ayuntamiento de Vitoria, mientras Aznar reclamaba el apoyo a la lista constitucionalista más votada: en ambos casos el PP. "Espero que ningún otro partido que no sea nacionalista cometa el error de tomar una conducta distinta y una orientación distinta de la nuestra", advirtió el presidente del Gobierno.

Su vicepresidente primero y ministro de Presidencia, Mariano Rajoy, calificó la pretensión socialista de intercambiar su apoyo al PP para gobernar Vitoria por el liderazgo de la Diputación de "mezquindad política" y aseguró que si el PSOE quiere ser alternativa en España debe comportarse como tal en el País Vasco apoyando a los populares.

Zapatero argumentó que el apoyo del PP al PSE "hará más creíble una alternativa democrática" en el País Vasco y pidió a los populares que entiendan que los votantes alaveses de las candidaturas socialistas "necesitan una referencia clara de gobierno" tras haber apoyado cuatro años al PP. El líder socialista descartó cualquier pacto con el PNV y garantizó el voto al candidato popular a la alcaldía vitoriana, Alfonso Alonso. A cambio quiere la presidencia de la Diputación.

Los socialistas argumentan que si el constitucionalismo ha avanzado en Álava, lo ha hecho gracias al PSE, que ha pasado de 26.000 a 35.700 votos y de 9 a 12 escaños, y no al PP, que sigue con los 16 del mandato anterior. Sin esa subida, no alcanzarían la mayoría absoluta (26). El PSE propone que cada partido encabece una institución y las gobiernen coligados. El presidente del PP alavés y actual diputado general, Ramón Rabanera, anunció ayer su candidatura a la investidura, eludió pronunciarse sobre la existencia de un principio de compromiso con el socialista Javier Rojo, que éste reclama ahora, y se mostró abierto a gobiernos de coalición, pero encabezados por su partido.

Mientras, la marca del PP en Navarra y su escisión CDN pactaban ayer que gobernarán en coalición la Comunidad Foral, el Ayuntamiento de Pamplona y todos los municipios donde sumen mayoría absoluta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 02 de junio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50