Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Apuntes

El tirón de las ingenierías en la Politécnica dan estabilidad

El incremento ligero, pero sostenido de matrícula, en la Universidad Politécnica en el último trienio ha sido una constante. El tirón de las titulaciones técnicas y de las ingenierías -con un alto porcentaje de inserción laboral, corroborado en el último estudio publicado por Bancaixa en julio pasado- ha sido en buena medida la variable que ha aportado estabilidad y equilibrio a una universidad, cada vez más orientada a la formación de tecnólogos adaptados a las necesidades de las pymes valencianas, apunta el vicerrector de Ordenación Académica, Eliseo Gómez-Senet, con los datos de matrícula de los últimos tres cursos en la mano, que certifican un crecimiento que va de los 34.402 alumnos del curso 2000-01 a los 35.700 matriculados en 2002-03.

Otro factor de incidencia en la curva de crecimiento es el aumento de la población universitaria extranjera, reflexiona Gómez-Senent. Un factor que, explica, está muy ligado a la pionera apuesta de la Politécnica por la "internacionalización" de su oferta académica. El resultado actual es que en los últimos tres cursos se han matriculado cada año más de un millar de extranjeros (1.568 en 2003), en su mayoría latinoamericanos, debido en parte a que las titulaciones relacionadas con arquitectura, electrónica, motores, industriales, agrónomos o ingeniería del diseño, o no están desarrolladas a nivel de licenciatura; o bien no ofrecen cursos de doctorado, explica.

En cualquier caso, el director del Instituto de Robótica de la Universitat de València, Gregorio Martin, coincide en la "importancia creciente de la matrícula extranjera", y da un paso adelante. Martin asegura que el sistema universitario público valenciano debería diseñar "una política específica" para fomentar la incorporación de los inmigrantes establecidos en la Comunidad, lo cual fomentaría además la integración y cualificación del mercado laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2003