Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar responsabiliza de la telebasura a "los empresarios de las televisiones"

El PSOE acusa de "cinismo" al presidente por no poner límites en las cadenas públicas

La telebasura es responsabilidad de los empresarios de las cadenas y de los profesionales que en ellas trabajan. El presidente del Gobierno, José María Aznar, arremetió ayer, entrevistado por Luis del Olmo en Protagonistas (Onda Cero), contra "los espectáculos de gente que no se sabe quién es, aireando miserias, insultándose de la manera más descarnada", aunque sin citar ningún programa en concreto. "Soy partidario, probablemente más que nadie, de la libre competencia entre los medios de comunicación, pero todo tiene sus límites", zanjó.

No está en manos del Gobierno limitar la proliferación de espacios de telerrealidad y testimonios que últimamente salpican las parrillas de las cadenas, tanto públicas como privadas. O así al menos lo entiende Aznar, que traslada la responsabilidad a "los empresarios de esas televisiones" y "a los profesionales, que pueden decir: 'Mire usted, yo no voy a hacer esto". No comparten su punto de vista las asociaciones de telespectadores que, aunque culpan a los directivos y a los programadores "por dejarse llevar por las guerras de las audiencias y por querer ganar más dinero", acusan al Ejecutivo de "no hacer cumplir la ley" que impide programar estos contenidos.

Para la diputada socialista Mercedes Gallizo, las declaraciones de Aznar "están cargadas de cinismo", dado que el director general que nombró el Gobierno ha hecho de la televisión estatal un baluarte de la telebasura. En su opinión, el 80% de la programación de TVE-1 merece este calificativo. "La televisión pública debería jugar un papel de defensa de los valores democráticos y de convivencia con una finalidad de diversión y de elevar el nivel cultural de los ciudadanos, pero a diario emite varios culebrones y tres programas de cotilleo sobre famosos y famosillos", subrayó la diputada.

Gallizo, que ha denunciado de forma reiterada en la Comisión de Control de RTVE la proliferación de espacios que incitan a la violencia, el machismo y la ridiculización de las mujeres, se mostró especialmente crítica hacia programas como Noche de fiesta donde "las sesiones de cama son lo más cutre" de la televisión española: "Es soez, machista, de mal gusto y representa a la España más casposa". La diputada, que repetidamente ha pedido en el Congreso la retirada de este espacio de variedades, sugirió a Aznar "que lo vea y que diga entonces si no es telebasura". Lamentó también que en el horario infantil se emitan programas de testimonios "con los personajes más estrafalarios de la sociedad española".

"Las tres ces"

El diputado de Izquierda Unida (IU) Felipe Alcaraz dio la vuelta al argumento del presidente del Gobierno, a quien considera "el primer empresario televisivo del país, a través de la televisión pública, que responde a las tres ces: culo, crímenes y concursos", informa Europa Press. "No asume su propia responsabilidad y la escupe a la cara de todo el mundo", le recriminó.

Alcaraz recordó que en España no cabe la censura, por lo que reclamó la creación de un Consejo Superior del Audiovisual, un órgano independiente con capacidad sancionadora que vele por el cumplimiento de la ley en materia de contenidos. "Pero de verdad, no el que mañana [por hoy] aprobará el Consejo de Ministros", que calificó de "paripé de lo que existe en toda Europa".

Aunque sin citarlos, los contenidos descritos por el jefe del Gabinete remiten a programas como Hotel Glam, Crónicas marcianas y Salsa rosa (Tele 5), La isla de los famosos y Como la vida (Antena 3), Mamma mía (Telemadrid), Bravo por la tarde (Canal Sur), Tómbola (Canal 9) y Ésta es mi historia y Cerca de ti (TVE). La Primera retiró en noviembre del año pasado el espacio Tiempo al tiempo, que presentaba Concha Velasco, por considerar que no era "adecuado para una televisión pública".

Las cadenas eludieron responder a las declaraciones de Aznar, aunque fuentes de Telemadrid aseguran "compartir" el juicio del presidente del Gobierno, "y de ello da muestra la supresión de espacios como Tómbola o Gente con chispa y la apuesta por la emisión de documentales en horario de máxima audiencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de mayo de 2003