Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Matrix' como coartada

Homicidas de Estados Unidos declaran que actúan 'secuestrados' por el síndrome del filme

Los imitadores de Neo, el personaje que interpreta Keanu Reeves en Matrix, son ya un problema real para la policía y la justicia de algunos condados de Estados Unidos. El éxito de la película, cuya segunda entrega se estrenó ayer en España y comenzó a proyectarse aquí la semana pasada en 3.603 cines con más de 140 millones de dólares recaudados, está proporcionando algunos efectos inquietantes. La inmersión y confusión de algunos presuntos criminales que se declaran atrapados por el mundo alucinante de Matrix ha facilitado a sus abogados una vía para lograr que no sean condenados como culpables de sus asesinatos. Argumentan que están insanos.

Ésa parece ser ahora la estrategia judicial de uno de los francotiradores que atemorizaron el pasado otoño el área de Washington, donde una pareja de hombres mató a 13 personas con un rifle. El más joven de los acusados, Lee Boyd Malvo, 18 años, se ha confesado un devoto de Matrix en uno de los interrogatorios recogidos en el sumario del caso. El pasado enero, mientras estaba en su celda, dibujó unas notas publicadas luego en The Washington Post. En esas dos páginas, Malvo escribió: "!Despierta! Libera tu mente, tú eres un esclavo del matrixcontrol". Los abogados de Malvo no han querido comentar si tienen previsto utilizar eso como defensa. Pero sí lo han hecho ya los letrados de otros presuntos criminales y con buenos resultados para sus clientes. Los abogados de Josh Cooke, de 19 años, dicen que él cree que vive dentro de Matrix y que está enajenado por liberarse de esa opresión de computadoras y ciencia-ficción. Su habitación, en una casa cerca de Washington, estaba empapelada con un gran póster de Neo y también se compró una de sus enormes pistolas. El pasado 17 de febrero, Josh bajó al sótano familiar y soltó siete tiros contra su padre y dos a su madre.

Los periódicos han recogido estos días los casos de una mujer en Ohio y un hombre en San Francisco considerados no culpables tras ser acusados de matar a los propietarios de sus viviendas y después de sostener en el juicio que vivían secuestrados por ese síndrome. Mientras tanto, los expertos no se ponen de acuerdo sobre la influencia de ese tipo de películas sobre potenciales asesinos, especialmente los más jóvenes.

Matrix II ha sido clasificada R en Estados Unidos, lo que significa la obligación para los menores de 17 años de acudir acompañados de un adulto. Pero eso no está siendo un escollo para que arrase en las taquillas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 2003