Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El claustro de la UPV aprueba por sólo ocho votos sus nuevos estatutos

54 de los 248 claustrales elegidos para elaborar el texto no asistieron

El claustro de la Universidad del País Vasco (UPV) logró ayer finalmente sacar adelante los nuevos estatutos que requería para adaptarse a Ley Orgánica de Universidades (LOU). El texto recibió 133 votos a favor (ocho más de los necesarios), 56 en contra, seis en blanco y uno nulo. Su aprobación estuvo en el aire casi hasta el final, puesto que, pese a la trascendencia de la sesión -son los segundos estatutos con que cuenta la UPV desde su fundación-, un número significativo de claustrales no acudió a votar. Concretamente, 54 de los 248 miembros con derecho a voto de este órgano constituyente no estuvieron en el aula magna de Leioa.

El rector, Manuel Montero, consideró el resultado "halagüeño, teniendo en cuenta que la afluencia de claustrales ha sido escasa". La mayoría de los claustrales presentes acogió la ausencia de sus compañeros con evidente resignación.

Aunque el rector aseguró que los nuevos estatutos son, "en lo fundamental, fruto del consenso", el autodenominado sector crítico del claustro (integrado por miembros de STEE-EILAS, ELA y LAB, entre otros), que cuestional al equipo de Montero, considera que el resultado de la votación "demuestra la debilidad de los órganos de dirección de la UPV y su incapacidad de integrar a las diferentes sensibilidades existentes".

Los nuevos estatutos serán ahora enviados al Gobierno vasco, que tiene tres meses para darles el visto bueno legal y publicarlos. Entonces entrarán en vigor y concluirá el mandato del actual equipo rectoral.Los comicios para elegir al próximo rector y un nuevo claustro estaban inicialmente previstos para la primera quincena de diciembre, pero como el proceso de elaboración de los estatutos se ha demorado mes y medio es posible que sean atrasadas hasta enero de 2004. Entonces serán convocados a las urnas todos los miembros de la comunidad universitaria.

Pese a las ausencias y votos contarios, Montero señaló que los estatutos aprobados ayer "son buenos". El texto establece que el claustro estará compuesto por 300 miembros, que se distribuirán así: el 51% corresponderá a los funcionarios doctores, un 18% al resto del profesorado, un 20% a los estudiantes y el 11% restante al personal de administración y servicios. Además, los estatutos definen la UPV como una universidad "multicampus", establecen que los docentes con contrato laboral serán como máximo el 33% del profesorado, dicen que la subvención del Gobierno vasco "asegurará el normal funcionamiento de la actividad docente y de investigación de carácter ordinario" y reconocen el "derecho a recibir e impartir docencia en cualquiera de las lenguas oficiales". También reconocen los complementos salariales individuales por méritos a profesores e investigadores, que concede el Consejo Social, y crean la figura del defensor universitarios (llamado Aldezle),

"Autocomplacencia"

Hace mes y medio, el claustro echó atrás el anteproyecto de estatutos -tuvo 100 votos favorables, en vez de los 125 necesarios, 60 en blanco y 40 negativos- para forzar el debate de una cuarentena de enmiendas. Esa discusión se celebró anteayer pero, paradójicamente, todas ellas fueron rechazadas o retiradas.

La votación definitiva estuvo precedida por sendos turnos de intervención a favor y en contra del texto. Los representantes de los alumnos aprovecharon la ocasión para pedir el no y acusar al profesorado de haberles impedido reengancharse al proceso de elaboración de los estatutos. El presidente del Consejo de Estudiantes, Igor Ortego, aseguró ante el resto de los claustrales que aprobar estos estatutos significaba que la UPV "siga durmiendo en el sueño de su autocomplacencia".

El Consejo de Estudiantes decidió inicialmente no participar en la comisión que ha elaborado el anteproyecto de estatutos y cuando pidió incorporarse a este foro, no fue aceptado. Para colmo, el boicoteo del sindicato estudiantil de la izquierda abertzale a este claustro constituyente hizo que la representación de los alumnos haya quedado reducida a 25 representantes, cuando tenían derecho a 75.

Preguntado si se presentará a la reelección, el rector Montero afirmó: "No he dedicado ni un minuto a pensar en eso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de mayo de 2003