LA POSGUERRA DE IRAK | La entrevista

Bush nombra un nuevo administrador de Bagdad

Paul Bremer, diplomático de talante marcadamente conservador y experto en la lucha contra el terrorismo, es el nuevo administrador civil de Irak. Con el nombramiento, el presidente de EE UU, George W. Bush, cerró ayer una batalla política soterrada entre el Departamento de Estado y el Pentágono. Colin Powell consigue colocar a uno de los suyos al frente de la transición política en Irak mientras Donald Rumsfeld pierde el poder que ejercía a través del general retirado, Jay Garner, relegado ahora a un segundo escalón por debajo de Bremer.

Para evitar que el nombramiento de Bremer fuera interpretado como lo que es -una victoria clara de Colin Powell y su Departamento de Estado sobre Donald Rumsfeld y su Pentágono-, Bush optó por anunciar la designación del nuevo administrador civil de Irak junto al secretario de Defensa.

Más información

Sin embargo, la presencia de Rumsfeld en el Despacho Oval no restaba escozor a la decisión de Bush. El relevo precipitado de Jay Garner es un reconocimiento de sus errores. El general retirado, impetuoso y falto de experiencia administrativa, ha mostrado una insolente incapacidad para organizar la transición política en Irak. Ni sus modos eran del agrado del Gobierno de EE UU ni su condición de militar retirado ofrecía el mejor perfil para el cargo. Gran Bretaña y varios países árabes habían presionado a Bush para forzar su relevo. Los modales de Garner tampoco fomentaban ninguna confianza entre los políticos iraquíes. En los últimos días, Garner no ha logrado avanzar mucho en la formación de un Gobierno de transición, pero no ha perdido ocasión para arremeter contra la prensa por prestar "demasiada atención" a las manifestaciones contra la ocupación.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50