Aulas

Las escuelas de idiomas se enfrentan al reto de armonizar sus enseñanzas

El 67% de los alumnos de los centros andaluces estudia inglés

El objetivo de la Unión Europea de armonizar las enseñanzas de idiomas en todo el territorio comunitario obliga a las escuelas oficiales de toda España a plantearse un reto previo: homogeneizar su funcionamiento de fronteras hacia adentro. Esa es la principal conclusión del encuentro nacional que estos centros educativos mantuvieron durante el pasado puente en Ronda (Málaga).

"Si queremos comparabilidad hacia Europa, primero tenemos que ser comparables entre nosotros", advirtió la directora de la Escuela Oficial de Idiomas de Málaga, Modestina Romero. Para cumplir con esta meta es necesario, por ejemplo, establecer idénticas normas de admisión de los alumnos o poner el mismo listón de exigencias a la hora de conceder un certificado.

"La finalidad es que no haya sitios-chollo y que la escuela de un pueblo pequeño no tenga menor calidad que la de una ciudad", aclaró Romero. Esta pretendida homogeneidad dentro de España permitirá a largo plazo, cuando exista un marco común europeo, que los alumnos de Frankfurt, Jaén o Nápoles que han obtenido el mismo certificado, tengan idéntica formación lingüística. Es lo que se conoce como el pasaporte lingüístico europeo.

En Europa, el modelo de las escuelas oficiales de idiomas existe solamente en España. En el resto de los países, la enseñanza es privada. En Andalucía hay 23 escuelas oficiales, cifra a la que en 2004 se sumará la de Guadix (Granada).

En estos centros -los únicos que conceden títulos oficiales- están matriculados 27.205 estudiantes. Inglés es, con diferencia, la lengua más demandada (67%). Después le siguen el francés (4%) y el alemán (2,84%). La oferta se completa con italiano, árabe, portugués, japonés, ruso, griego moderno y español para extranjeros, aunque la demanda es más baja.

Por provincias, Málaga es la que tiene el alumnado más numeroso con 10.068 matriculados. Le siguen Cádiz (5.451), Almería (2.928), Jaén (2.417), Córdoba (1789) Sevilla (1.743) y Granada (1.274). Almería y Málaga son las provincias donde hay mayor demanda de árabe, debido a que son zonas con una importante población magrebí.Pese a este elevado número de alumnos, cada año son muchos los estudiantes que no pueden acceder a una plaza en cualquiera de las 23 escuelas oficiales. Según los responsables de estos centros académicos, la falta de presupuesto para la contratación de profesorado de refuerzo obliga a limitar el número de puestos que se ofertan cada curso, pese a que la demanda de los alumnos supere con creces la oferta de plazas que se convocan.

La oferta actual resulta claramente insuficiente para cumplir la recomendación del Consejo de Europa de que los ciudadanos comunitarios conozcan dos idiomas aparte del propio. De ahí que el III Congreso Nacional de Escuelas Oficiales de Idiomas -organizado por el centro de Ronda- haya lanzado la advertencia de que deben potenciarse aún más esas enseñanzas.

Como ejemplo, Romero recordó que a principios del presente curso, el centro malagueño tuvo que rechazar a cerca de 800 estudiantes que pretendían aprender alemán porque no había profesores. Algunos países europeos, como Alemania, están más cerca de cumplir la recomendación del consejo, pero a España todavía le queda mucho camino por recorrer. "El aprendizaje siempre es un reto personal. Aquí hemos mejorado, pero estamos muy lejos de manejar los dos idiomas como recomiendan las instituciones europeas", insistió la directora de la escuela malagueña.

Las escuelas -dependientes de las consejerías de Educa-ción- reivindican además una mayor amplitud de su oferta a través de cursos monográficos para poder atender necesidades idiomáticas específicas. Sólo así se podría dar respuesta a quienes buscan refrescar una lengua, practicar conversación o dominar la terminología técnica una determinada profesión.

600 horas para lograr el certificado

La enseñanza en las 23 escuelas oficiales de idiomas que hay en Andalucía se organizan en dos niveles. Uno elemental, que tiene una duración mínima de 360 horas y al cabo del cual se logra una certificación académica; y uno superior, que se prolonga 240 horas y concluye con un certificado de aptitud para el alumno que pasa las pruebas. Para acceder a estas enseñanzas es imprescindible haber cursado el primer ciclo de la ESO o disponer del certificado de escolaridad o de estudios primarios. El aprendizaje de idiomas es una de las principales carencias del alumnado español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de mayo de 2003.

Se adhiere a los criterios de