Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | El debate en Europa

La UE participará en la reconstrucción de Irak cuando haya mandato de la ONU

Los ministros de Exteriores de los Quince y los 10 aspirantes analizan la posguerra iraquí

Los representantes diplomáticos de la UE volverán en breve a Irak en un primer paso hacia otras medidas europeas una vez terminada la guerra. En cualquier caso, esas acciones no se producirán sin que haya antes un mandato de la ONU. Las discrepancias sobre cómo y cuándo retirar las sanciones impuestas por Naciones Unidas en 1991 siguen sobre la mesa. "Me parece haber percibido que los 25 ministros coincidimos en que hay que actuar, aun cuando el tema debe ser resuelto en el Consejo de Seguridad", afirmó ayer el griego Yorgos Papandreu en la reunión informal de los ministros de Exteriores de la Unión.

Por primera vez asistieron los 10 países de la ampliación, aunque oficialmente ingresarán en la UE en mayo de 2004. "Ha sido una buena experiencia, pero habrá que desarrollar más la metodología de trabajo", dijo Papandreu.

El encuentro tuvo lugar en un hotel de la turística isla de Rodas y hoy continuará en Kastelorizo, hacia donde zarparon en barco anoche. Ésta es una diminuta isla griega del Egeo en la cual almorzarán con sus colegas de Turquía, Rumania y Bulgaria. Algunos de los participantes, entre ellos la española Ana Palacio, no asistirán a la segunda jornada por problemas de logística y abandonaron anoche Rodas. Los ministros tienen previsto recalar por la tarde en la isla turca de Kas, donde tomarán café a invitación de su colega Abdulá Gül. Turquía es candidato al ingreso en la UE y Grecia ha querido ofrecer un gesto simbólico con esta breve escala.

Irak y las perspectivas que se abren en Oriente Próximo con la publicación de la Hoja de Ruta, el plan de paz elaborado por el Cuarteto de Madrid (EE UU, UE, Rusia y la ONU), centraron la sesión de ayer. Respecto al primer tema, no hay sustanciales avances, pero sí se perfilan acciones concretas una vez que haya una Administración interina iraquí y siempre con el respaldo de la ONU.

La Comisión ha presentado un documento bien acogido en el que entre otras cosas se recomienda la apertura de una oficina de la agencia europea de ayuda humanitaria (ECHO) en Bagdad, el despliegue de unidades de policía civil para la lucha contra el crimen organizado y la participación en operaciones de coordinación de donantes. Nada se dice, por ahora, de una conferencia internacional de donantes como la de Afganistán.

Pero los europeos se mueven todavía en aguas procelosas. Mientras británicos y españoles querrían actuar en sintonía con los norteamericanos, franceses y alemanes hablan todavía con cautela. "Hay que mirar adelante y afrontar el futuro", espetó a sus colegas el británico Jack Straw. "Observo cada vez más un mayor pragmatismo", dijo Palacio. "Lo que hagamos en Irak debe ser transparente y verificable y sólo la ONU puede ofrecerlo tanto en el campo de la supervisión de la ayuda humanitaria, el desarme y la reconstrucción política y económica", replicó el francés Dominique de Villepin.

Más concretos fueron sobre Oriente Próximo. Miguel Ángel Moratinos, el enviado especial de la Unión a la zona y que probablemente dejará el cargo a finales de junio tras más de seis años, se mostró moderadamente optimista: "Se abre una ventana de esperanza y es importante que el plan haya sido obra del Cuarteto". "De lo que se trata ahora es de comenzar cuanto antes la aplicación", afirmó el Alto Representante, Javier Solana, que a mediados de mes viajará a Oriente Próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2003