Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA VISITA DEL PAPA | Previsiones de organización

20.000 personas integrarán el dispositivo de seguridad en torno a Juan Pablo II

8.200 policías se encargarán de la vigilancia y de regular el tráfico durante el fin de semana

Cerca de 20.000 personas, entre voluntarios, policías y sanitarios, estarán pendientes de la visita del Papa Juan Pablo II durante este fin de semana. El mayor dispositivo lo forman más de 10.000 voluntarios que, vestidos con un chaleco identificativo azul, se encargarán de solventar los problemas que se den durante el encuentro con jóvenes de esta tarde en el aeródromo de Cuatro Vientos, y en la canonización de mañana en la plaza de Colón. Además, 5.000 agentes del Cuerpo Nacional de Policía y otros 3.200 de la Policía Municipal de Madrid se encargarán de la seguridad y de regular el tráfico.

El plan de seguridad puesto en marcha por la visita del Pontífice no tiene parangón con ningún otro conocido en la capital. Unos 5.000 policías nacionales, en su mayoría agentes antidisturbios llegados de toda España, se encargarán de proteger al Papa durante la visita. La vigilancia será de dos tipos, estática y en los desplazamientos. La primera se concentrará en los lugares donde tiene previsto acudir Juan Pablo II, con policías especializados en terrorismo y en control de afluencias masivas de público. Además, se ha creado un gabinete de crisis en la Jefatura Superior de Policía de Madrid, que se encargará de recibir todas las incidencias que se produzcan durante la visita y reaccionar en caso de que sea necesario.

El dispositivo está coordinado por la Dirección General de la Policía y la Delegación del Gobierno en Madrid. Además, 2.500 policías municipales y 630 alumnos en prácticas se encargarán de regular el tráfico y de efectuar los cortes de circulación conforme pase la comitiva papal. También se encargarán de la escolta con motos de gran cilindrada y de coordinar los traslados de las personalidades que acudan a la plaza de Colón mañana domingo.

Los 10.000 voluntarios se encargarán de ayudar a los peregrinos que se hayan desplazado hasta la capital. Realizarán los trámites de alojamiento y acompañarán a los recién llegados a las parroquias donde pernoctarán, según fuentes de la Conferencia Episcopal.

Cortes en la N-II

La autovía de Barcelona (N-II) sufrirá restricciones al tráfico desde primera hora de hoy, de forma que la comitiva de bienvenida halle el camino expedito hasta el aeropuerto. Aquí, Juan Pablo II será recibido por los Reyes y el presidente del Gobierno. El Papa acudirá después a la Nunciatura, en la avenida de Pío XII. Por la tarde, celebrará una vigilia con jóvenes en el aeródromo de Cuatro Vientos, a la que se prevé que asistan más de medio millón de personas. De hecho, las puertas de acceso al recinto se abrirán a las 10 de la mañana y desde esa hora habrá animación y actuaciones de cantantes.

La Policía Municipal ha previsto cortes de tráfico hoy por la tarde en la M-30, la avenida de Pío XII, la carretera de Extremadura, la avenida de la Aviación y en torno a la base de Cuatro Vientos. El Samur-Protección Civil ha previsto el mayor dispositivo sanitario de su historia para ambos actos (la vigilia y las canonizaciones).

Unos 250 sanitarios y 70 ambulancias atenderán las incidencias. "Se trata de gente joven y es previsible que no haya muchos problemas", señaló el encargado del dispositivo médico, Juan Carlos Gómez.

Los cortes de tráfico del domingo comenzarán a las 9 de la mañana. Se prohibirá la circulación por las calles de Príncipe de Vergara, Serrano y Colón y la plaza de la República del Ecuador. Está prevista la asistencia de millón y medio de personas, que movilizarán unos 6.000 autocares. Los aparcamientos estarán situados en los alrededores del estadio Santiago Bernabéu, las proximidades de la estación de Atocha (avenida de la Ciudad de Barcelona) y la plaza del Conde de Casal, entre otros.

El Samur montará ocho hospitales de campaña y desplazará a 638 sanitarios en 120 vehículos. Las patologías más habituales que les tocará atender serán "desmayos, lipotimias y deshidrataciones". Más de 280 bomberos estarán de guardia en los distintos parques de la capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2003