Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michavila acusa al fiscal jefe de Madrid de querer que "falle todo" en los juicios rápidos

La nueva ley arranca en toda España con problemas informáticos generalizados

Los primeros juicios rápidos, que permitirán juzgar en un máximo de 15 a 22 días los delitos y de manera inmediata las faltas, arrancaron ayer en toda España con algunos problemas informáticos y con polémica. El fiscal jefe de Madrid, Mariano Fernández Bermejo, muy crítico con un proyecto dotado, en su opinión, de insuficiente presupuesto, denunció algunos fallos informáticos. Y el ministro de Justicia, José María Michavila, respondió que este fiscal "se ha manifestado en rebeldía y hará todo lo posible para que falle todo", tras destacar el "buen funcionamiento del sistema en su conjunto".

Michavila se explayó: "el fiscal jefe de Madrid se ha manifestado en rebeldía y hará todo lo posible para que falle todo. Los demás harán lo posible para ganarse el sueldo aplicando la Ley que han aprobado por unanimidad todos los diputados y senadores".

Por su parte, el fiscal de Madrid replicó al ministro que sus acusaciones son "gruesas, delicadas, imprudentes e impropias" del titular de la cartera de Justicia, y dijo que "ha acudido al insulto" cuando "debería tener alguna continencia verbal". "Está nervioso. No debe llamarnos rebeldes sino críticos. Es injusto llamarnos así", agregó Fernández Bermejo.

El fiscal de Madrid tiene abiertas unas diligencias informativas de la Fiscalía General del Estado por sus críticas a la Ley de juicios rápidos, a las que ya ha contestado. Fuentes de la fiscalía general indicaron que la resolución se conocerá la próxima semana.

El portavoz socialista de Justicia en el Congreso, Javier Barrero, pidió ayer al fiscal general, Jesús Cardenal, que defienda a Fernández Bermejo, informa Camilo Valdecantos. Pero se quedó solo, porque la portavoz del PNV, Margarita Uría, y el de CiU, Manel Silva, dijeron que Bermejo "se equivoca".

El ministro de Justicia, José María Michavila, destacó el arranque de "un nuevo y potente motor de la Justicia", que se podrá aplicar a entre un 30% y un 60% de los delitos que se cometen, y a través del cual ayer debieron estar interconectados 2.100 puestos de la Guardia Civil y 280 comisarías y puestos fronterizos con 1.356 juzgados, 70 fiscalías y 82 colegios de abogados de toda España.

Sin embargo, a primeras horas se produjeron algunos problemas de conexión con la agenda informática de citaciones, que en Madrid estuvo caída de nueve a doce de la mañana. Esta agenda, cuyo desarrollo ha costado dos millones de euros, permite que la policía judicial, en coordinación con el juzgado de guardia, vaya rellenado las franjas horarias de citaciones y comparecencias para celebrar los juicios. A partir del mediodía se solucionó el problema y 800 agentes de policía pudieron utilizar la agenda.

Michavila y el ministro del Interior, Ángel Acebes, admitieron la necesidad del rodaje del nuevo sistema y, tras reconocer que se habían producido caídas del sistema en tres juzgados y que la agenda electrónica de citaciones no funcionó hasta media mañana, prefirieron subrayar "el buen funcionamiento del sistema en su conjunto".

Según fuentes de Justicia, al final de la jornada se habían señalado en toda España para los próximos 15 días un total de 121 juicios por faltas o delitos cometidos en el día. También a través del sistema telemático se había citado a acusados, víctimas, testigos y abogados de oficio y se habían despachado 200 consultas al Registro de Penados, reduciendo a un promedio de 12 horas el despacho de un certificado que antes tardaba tres meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de abril de 2003