Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE cerrará los centros por ser "caros y nada eficaces"

Las agencias sanitarias pueden haber llegado tarde a la sanidad madrileña, pero ahora corren el riesgo de tener una vida muy corta, de sólo unos meses. Así lo manifestó ayer el portavoz de Sanidad del partido socialista, Lucas Fernández, que criticó con dureza el modelo de agencias diseñado por la Consejería de Sanidad.

"Las agencias sanitarias son un despilfarro. Son muy caras y nada eficaces. Aumentan la burocracia y el gasto y no aportan nada al ciudadano. Este año, para abrir unas pocas agencias, Sanidad se gastará 800 millones de pesetas [4,8 millones de euros]", criticó Fernández.

Éste anunció que si el PSOE gana las elecciones, el futuro Gobierno "abandonará" el proyecto de las agencias sanitarias. "Reconvertiremos las dos ya abiertas en algún centro sanitario, que seguro que Alcorcón y Alcalá de Henares necesitan más".

Los socialistas creen que es "absurdo crear una red de agencias para repartir tarjetas sanitarias y concertar consultas e intervenciones quirúrgicas". "Esto es algo que ya hacen los centros de salud y los hospitales", concluyó el portavoz del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2003