Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de alumnos extranjeros creció un 140% en Andalucía en tres años

El alumnado no español sigue creciendo en Andalucía. En los tres últimos años, el número de esos estudiantes se incrementó un 140% en los centros públicos y concertados al pasar de 10.987 en el curso 1999-2000 a 26.623 en la actualidad, según los datos facilitados ayer por la Delegación de Educación en Málaga.

El grueso de los alumnos inmigrantes se concentra en primaria, que supone más de la mitad del colectivo. Según las cifras del curso 2001-2002, de 22.494 estudiantes, 12.791 estaban en ese nivel; 5.865 en secundaria, 3.056 en adultos y 724 en educación especial. Para la administración educativa, un indicador de buena integración es que sólo 58 estuvieron bajo el paragüas del programa de garantía social.

El 88,36% asiste a centros públicos y el 11,64% restante, a colegios concertados. La procedencia es muy diversa. Hay niños y adolescentes de hasta 140 países diferentes. La mayoría procede de África (27,33%). Los alumnos oriundos de este continente se concentran fundamentalmente en Almería. Los que provienen de la Unión Europea, en cambio, representan el 17,77% y se asientan principalmente en la provincia de Málaga. Los estudiantes originarios del continente americano alcanzan el 28%. Muy pocos son de Estados Unidos y Canadá (2,16%); la amplia mayoría pertenece al resto de los países de América (25,97%). Hay también estudiantes europeos de estados no comunitarios (21,51%). Los asiáticos suman el 5,08% y los que vienen de Oceanía son casi testimoniales (0,17%).

Las principales necesidades de este alumnado se derivan de las barreras idiomáticas. En Málaga, por ejemplo, hay apenas 20 docentes de apoyo para este cometido, al margen de la plantilla de cada centro. El delegado, José Nieto, aseguró que esa cifra se va a incrementar para atender la creciente demanda.

Religión

Al hilo de estos datos, de la diversidad cultural y por ende religiosa del alumnado, el presidente del Consejo Escolar de Andalucía, Emilio Iguaz, comentó que este organismo planteará que se saque la religión católica del horario escolar o bien que el Ministerio de Educación ponga profesores para todos los credos. "Es una enmienda irónica contra una discriminación negativa", aclaró Iguaz.

De todos modos, la iniciativa será llevada al encuentro que todos los consejos escolares autonómicos y el nacional mantendrán en Salamanca a primeros de mayo. En esas jornadas, Andalucía presentará también un documento sobre inmigración y educación, que aborda la multiculturalidad del alumnado inmigrante y compendia las actuaciones que se están desarrollando en la comunidad autónoma. El texto es el resultado de casi un año de trabajo de la comisión permanente del consejo andaluz. A fin de crear "un compromiso y un consenso" en torno a las medidas a seguir para atender al alumnado inmigrante, el documento será remitido a los ministerios de Educación y Cultura, así como a partidos políticos y autoridades educativas.

Por otra parte, Iguaz apuntó que la política restrictiva del Gobierno en materia de inmigración va "chocar" con la futura aplicación de la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE) ya que "va a ser complicado" armonizar esta norma con la Ley de Inmigración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 2003