Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | La posición del Gobierno

El Gobierno asegura que la negociación con EE UU se centra en la ayuda humanitaria

Nacionalistas e IU critican el secretismo de las conversaciones en Washington sobre Irak

El secretario de Estado de Comercio, Juan Costa, miembro de la delegación que viajó la semana pasada a Washington para negociar la participación de España en el Irak pos-Sadam, aseguró ayer que las conversaciones estuvieron "fundamentalmente centradas en el ámbito de lo que son las necesidades de ayuda humanitaria" y no en la reconstrucción. Al viaje fueron los secretarios de Estado de Asuntos Exteriores, Ramón Gil-Casares; Defensa, Fernando Díez Moreno, y Comercio, pero no el de Cooperación Internacional, Miguel Ángel Cortes, de quien depende la ayuda humanitaria.

Preguntado por su viaje a Washington junto a los otros dos secretarios de Estado, mantenido en secreto hasta ayer, Costa dijo que los miembros del Gobierno tienen reuniones "habituales" con sus homólogos de EE UU.

"Nuestro principal objetivo", aseguró, "es centrarnos en la ayuda humanitaria y, sobre todo, en la identificación de las necesidades que pueda tener el pueblo iraquí y ver el papel que la comunidad internacional pueda desempeñar. Lo que estamos hablando en estos momentos con la Administración americana está fundamentalmente centrado en el ámbito de lo que son las necesidades de la ayuda humanitaria, ésa es la principal preocupación en la que el Ministerio de Economía [español] y el Tesoro americano están centrados", agregó.

Aunque en ningún momento aludió a la participación de empresas españolas en la reconstrucción de Irak, dijo que "el pueblo iraquí no es suficiente para gestionar sus recursos naturales" y salir de una situación que no sólo es consecuencia de la guerra actual sino de los años de dictadura de Sadam Husein.

Por su parte, el vicepresidente Rodrigo Rato afirmó, en un encuentro con empresarios alaveses en Vitoria, que el Gobierno mantiene contactos "muy fluidos" sobre la reconstrucción de Irak tras la guerra no sólo con la Administración Bush, sino también con la ONU y los países árabes limítrofes. Rato abogó por implicar en este proceso al Banco Mundial, que a su juicio tiene "una importante experiencia en valorar y establecer cuáles deben ser los pasos" a dar, informa Pedro G. Damborenea.

De su lado, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó a France Press la visita de la delegación oficial a Washington, pero señaló que se había hablado sobre "el papel de la ONU", que España quiere que "se haga cargo de la situación" en Irak tras el conflicto. "Ése es el mensaje principal", dijo el mismo portavoz, quien agregó que, si se había tratado el tema de la reconstrucción, habían sido "conversaciones muy preliminares y en ningún caso un reparto del pastel".

No lo entendieron así la mayoría de los partidos de la oposición, que se mostraron muy críticos con la forma en que se han celebrado estas conversaciones. El portavoz de CiU, Ignasi Guardans, exigió al Gobierno "la máxima transparencia", ya que sería "lamentable la imagen de que se negocia en secreto el reparto del botín". Guardans agregó que España debe mostrar su "solidaridad" ante "eventuales represalias norteamericanas" contra empresas de Francia o Alemania por su posición ante la guerra.

El coordinador de IU, Gaspar Llamazares, dijo que el presidente José María Aznar debe responder ante el Congreso por "los beneficios" que podrían obtener las empresas "del entorno económico del PP" que se "repartirán el botín de guerra de Irak".

El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, acusó al Gobierno de actuar como un "buitre" por haber "avalado la masacre" que está provocando la guerra de Irak con la intención de sacar provecho de la reconstrucción del país, lo que en su opinión denota una "falta de sensibilidad absoluta".

La diputada de Eusko Alkartasuna Begoña Lasagabaster insistió en la acusación al Gobierno de "querer sacar réditos económicos de la guerra a costa de la muerte y el sufrimiento de miles de ciudadanos inocentes".

Además, anunció que ha pedido la comparecencia en el Congreso de los tres secretarios de Estado que viajaron a Washington y que ha presentado una batería de preguntas para conocer "cuáles son los intereses económicos de España en Irak después de que finalice la guerra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de abril de 2003