Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las células madre de la médula ósea se fusionan con las del hígado, según un estudio

Portland (EE UU)

Investigadores estadounidenses han establecido que las células madre extraídas de la médula ósea se fusionan con células del hígado en la regeneración de ese órgano. En un estudio realizado con ratones, cuyos resultados serán publicados hoy en el sitio de Internet de la revista Nature, los científicos indicaron que la investigación podría ayudar a definir los límites terapéuticos de las células madre.

Markus Grompe, profesor de genética molecular médica y pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón, dijo que el estudio "ha demostrado que las células madre extraídas de la médula ósea pueden combinarse con células hepáticas mediante un método llamado fusión celular".

El profesor Grompe añadió que este método se contrapone a teorías que señalan que de alguna forma las células madres se "transformaban" en células diferentes.

Una aclaración

El resultado de este estudio constituye una importante aclaración sobre la forma en que las células madre adultas se pueden convertir en células terapéuticamente útiles para el tratamiento de diversas enfermedades, agregó Grompe. La idea generalizada entre los ingenieros genéticos es que las células madre se transforman para cumplir diferentes funciones en el sistema, convirtiéndose en células óseas, pulmonares o musculares.

En la fusión de dos células, la unidad biológica resultante contiene más material genético que en el normal. En las investigaciones con ratones, los científicos descubrieron que las células hepáticas producto de la fusión contenían 80 cromosomas, el doble de lo habitual.

Los investigadores utilizaron en el estudio células madre adultas para tratar una enfermedad llamada tirosinemia, que provoca graves lesiones hepáticas. El trasplante de las células provocó una curación de los daños hepáticos mediante una fusión celular, no una transformación.

Pese a que el presente estudio tan sólo demuestra la fusión celular en el hígado, es probable que la fusión celular sea la responsable de otros casos de flexibilidad de las células madre. El hígado puede sanar gracias a estas células, pero es posible que células fusionadas anormales no funcionen en otras partes del cuerpo.

"Aunque esta investigación puede alterar el enfoque de la investigación sobre las células madre adultas, creemos que se trata de un importante avance en el uso de las células madre para regenerar células hepáticas", dijo Grompe. "El próximo paso en este momento de la investigación sería determinar si existe una forma de inducir la fusión celular o acelerar el proceso de fusión, que hasta ahora es muy lento", agregó el investigador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de marzo de 2003