REVÉS JUDICIAL AL GOBIERNO

La oposición achaca el "varapalo" a "la incompetencia" del Ejecutivo

PSOE, CiU e IU piden las comparecencias de Rajoy y de Acebes

El fallo del Tribunal Supremo fue calificado ayer por el PSOE de "todo un varapalo" a la política de extranjería del Gobierno, mientras CiU lo consideró "un golpe importante a la manera de gestionar la inmigración de forma precipitada y con poco rigor jurídico". Ambos partidos e Izquierda Unida ya han anunciado su intención de pedir las comparecencias en el Congreso del ministro del Interior, Ángel Acebes; de su predecesor en el cargo, el hoy vicepresidente Mariano Rajoy, y del delegado el Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, Ignacio González.

Consuelo Rumí, secretaria de Políticas Sociales y Migratorias del PSOE, manifestó que la sentencia del Supremo pone de relieve "en toda su entidad la incompetencia que ha presidido las actuaciones del Gobierno en materia de extranjería". A su juicio, este "auténtico varapalo judicial" ha estado motivado por "la falta de seriedad y rigor" con que fueron elaboradas las normas de extranjería por parte de un Gobierno "obsesionado en la política de escaparate, en los guiños de corte ejemplarizante que, lejos de resolver los problemas, tan sólo han contribuido a agravarlos cuando no a crear nuevos". Rumí cree que la responsabilidad recae sobre el Ejecutivo en pleno pero "compromete especialmente" al vicepresidente primero, Mariano Rajoy, "que hizo caso omiso de las muchas advertencias que se le hicieron llegar".

Más información

Carles Campuzano, portavoz de Política Social y Empleo de Convergència i Unió (CiU) en el Congreso, aseguró que el próximo lunes su grupo va a pedir la comparecencia de Ignacio González para que explique la posición que va a adoptar el Gobierno a raíz del fallo. "Lo más grave es que muchos de los problemas de fondo que intentaba resolver la norma, como la bolsa de inmigración irregular o la integración de los inmigrantes, no se han resuelto", dijo Campuzano. A su juicio, lo que se impone ahora es "construir un consenso sobre la política de inmigración y la sentencia debe ser un acicate en este sentido".

"Fracaso absoluto"

Felipe Alcaraz, portavoz en el Congreso de Izquierda Unida, declaró que el Supremo ha puesto en evidencia "el fracaso absoluto" del Gobierno en materia de inmigración y demuestra que el Ejecutivo "se salta la ley a la torera". El diputado de IU indicó que su grupo ya tenía pedida la comparecencia del secretario de Estado de Extranjería, Ignacio González, sobre cuestiones de inmigración,antes de conocerse esta sentencia, pero consideró que "sería interesante conocer la opinión del ministro Acebes sobre la sentencia".

Por su lado, las organizaciones de apoyo a los inmigrantes celebraron la resolución del Supremo y arremetieron contra el Gobierno. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) celebró el fallo, al entender que la norma suponía "una restricción de derechos inadecuada", que suponía la existencia de "espacios negros". La Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en España (ATIME) dijo a través de su presidente, Mustafa El Merabet, que la resolución es "un tirón de orejas al Gobierno". "Estamos satisfechos porque el Gobierno nos quitó la razón con su mayoría absoluta y la justicia nos la ha devuelto", precisó. El portavoz de SOS Racismo, Diego Lorente, manifestó que la anulación demuestra que el Gobierno "no está respetando el Estado de derecho" y exigió que se depuren responsabilidades sobre "las irregularidades" que ha provocado la aplicación de los preceptos ahora ilegalizados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50