Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Gúrpide explora en 'Laca' el desencanto de un comunista chino

"He querido hacer una novela sobre el desencanto", asegura Javier Gúrpide (Tudela, Navarra, 1939), escritor, empresario, músico, hombre de muchas aristas e inquietudes. Y esa novela es Laca (Editorial Nobel), una obra que explora, a través de un militar retirado como artesano, el desmoronamiento de los ideales en la China comunista.

Se presentó ayer en el Museo Lázaro Galdiano, de Madrid, en un acto en el que estuvieron presentes el autor; el editor, Camilo López, y Juan Luis Cebrián, periodista, escritor, académico y amigo de Gúrpide.

Dhu, el protagonista de Laca, "busca la vida sencilla, las cosas simples, y encuentra el amor, al final de su vida, con una adolescente, y lava sus manos manchadas de sangre durante toda su vida con la laca que utiliza para trabajar con sus manos, para hacer tableros de ajedrez y sillas", contó Gúrpide. También para rebelarse: "Persigue constantemente la identidad que le niegan y además vive su pequeña rebeldía contra la revolución cultural".

Cebrián destacó dos cosas de la novela: "Es un libro sobre China, con una idealización occidental del Oriente, y un libro de amor, con una historia delicada, poco común, de enorme belleza". "Está escrita además con un profundo tono poético y un lenguaje aparentemente sencillo al que hay que volver y leer despacio", destacó Cebrián. Un libro que, dijo el académico, "es, efectivamente, como la laca, duro y brillante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de marzo de 2003