Sevilla augura que una guerra contra Irak sólo provocará más paro y más inflación

El dirigente socialista apunta la falta de productividad como un grave lastre de la economía

Jordi Sevilla, secretario de Economía del PSOE, recordó ayer en Valencia que el crecimiento de la economía española por encima de la media europea "está subvencionado" por Bruselas; apuntó que el diferencial de inflación con la Unión Europea y la falta de competitividad ponen en peligro la convergencia real de renta con nuestros vecinos; y auguró que una guerra en Irak sólo provocará más paro y más inflación. Sevilla, que compartió mesa con los socios del Club de Economía y Dirección, puso en duda que "tocar fondo" implique una pronta recuperación económica.

Más información

"Cuando se toca fondo, como en una piscina, se sube salvo que el lastre lo impida, en ese caso se puede pasar mucho tiempo paseando por el fondo". Sevilla recurrió a la imagen acuática para identificar los lastres que, a su juicio, alejan de la superficie la economía española: inflación, falta de productividad y falta de relación entre políticos y empresarios.

El dirigente socialista subrayó que desde que España se incorporó a la moneda única en 1995, la inflación ha sido cada año un punto superior a la media de la UE: "Parece poco, pero en cinco años son cinco puntos". Señaló cómo el propio Gobierno ha admitido el fracaso del Plan Info XXI, destinado a impulsar el desarrollo de la sociedad de la información, y explicó que "si no podemos competir por precio, sólo podemos competir con valor añadido", por lo que es necesario fomentar desde el poder la investigación y el uso de tecnologías entre los empresarios.

Pero la cooperación institucional con los generadores de riqueza requiere una relación fluida. Sevilla denunció la política de terror extendida por los gobiernos del PP entre los representantes que ilustró con un caso real: "Un poderoso grupo de empresarios con los que me reuní antes de las pasadas elecciones me pidió que el encuentro fuera clandestino", contó, "una situación que me resulta denigrante". "Los socialistas queremos gobernar desde el convencimiento de que la gente no es tonta", dijo en contraposición.

Desde el fondo de la piscina, la posibilidad de una guerra en Irak sólo provocará "una inmediata subida de los precios del petróleo, por lo tanto, más inflación y más paro". "Nada reactiva más la economía que la paz", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de febrero de 2003.