Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol "La inmigración es un problema muy serio para Cataluña"

"Somos un país pequeño y débil, que ya ha hecho un proceso de integración"

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, aseguró ayer que la inmigración, que afecta a todos los países desarrollados, es "un problema muy serio" en el caso de Cataluña porque éste es "un país pequeño y débil que ya ha hecho un proceso de integración y ahora debe hacer otro". Pujol afirmó que la llegada de inmigrantes es "una oportunidad, pero también un problema".

"La gente sabe que [la inmi-gración] es un problema, a diferencia de algunos sabios que lo niegan y que hablan sin saber de qué hablan", prosiguió el presidente de la Generalitat y líder de CIU.

"En Cataluña tenemos un equilibrio, una convivencia, una cohesión social sin problemas, pero con un cierto punto de fragilidad, y sobre esto cae ahora un problema muy serio", aseguró. Por el contrario, el fenómeno de la inmigración, opinó Pujol, no constituye para el conjunto de España "un problema grave, porque es un país grande, potente y que puede representar un cierto sueño".

Según el presidente catalán, aunque Madrid y Cataluña acojan un número similar de inmigrantes "es diferente, porque en Madrid hay una inmigración distinta, y además un ecuatoriano puesto en Madrid se disuelve, se integra rápidamente". "No es lo mismo un ecuatoriano en Madrid que en Barcelona, L'Hospitalet u Olot", dijo Pujol.

El dirigente nacionalista indicó que para conseguir el objetivo de la integración es necesario "un esfuerzo de las administraciones y de los representantes de los inmigrantes para que haya cohesión, convivencia y un proyecto de sentido e identidad común".

Esta misma semana, durante su visita a Quebec, el conseller en cap, Artur Mas, propuso que a los trabajadores extranjeros en Cataluña se les debería exigir aprender catalán y castellano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de febrero de 2003