Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS propone subir el precio y limitar la publicidad en la primera regulación mundial contra el tabaco

La reunión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para elaborar una regulación mundial sobre el tabaco arrancó ayer en Ginebra. El texto propuesto por la OMS pide subir el precio, prohibir las tiendas libres de impuestos, incluir en cada cajetilla el país en el que se puede vender (para evitar el contrabando), hacer accesibles a la población los tratamientos de deshabituación y restringir la publicidad y el patrocionio de la industria tabacalera.

La reunión de los 192 países concluirá el día 28. El texto que salga será remitido a la asamblea de la OMS, que lo aprobará en mayo. El convenio marco del control del tabaco será la primera regulación mundial. La OMS empezó a elaborarla en octubre de 1999. Las asociaciones antitabaco califican al borrador de débil, porque no fija plazos, no suprime las máquinas expendedoras y deja la aplicación de muchos de los puntos a cada Estado. La directora general de la OMS, Gro Harlem, respondió a las críticas: "Podemos pensar que la industria quiere un acuerdo poco ambicioso, pero la realidad es que prefiere un tratado muy duro que luego no ratifiquen países importantes", dijo a Reuters. La OMS estima que el tabaco causa cada año cuatro millones de muertes en el mundo y que, de seguir creciendo el tabaquismo, la cifra ascenderá a 10 millones en 2030.

El principal escollo en las negociaciones es la prohibición de la publicidad. El anterior borrador incluía la prohibición del patrocinio de los acontecimientos deportivos, pero ahora propone que cada Estado restrinja la publicidad y el patrocinio. EE UU, Japón y Alemania (países tradicionalmente contrarios a las regulaciones) apoyan la medida. Los países en desarrollo piden una prohibición total de la publicidad, según comentó Judith Wilkenfeld, portavoz de Frame Tobacco Alliance, que representa a 188 asociaciones en la reunión. Otro de los debates gira sobre la puesta en marcha de un Fondo Mundial Contra el Tabaco. Los países en desarrollo quieren que la aportación sea obligatoria; los países ricos, voluntaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 2003