Una fiesta para las mujeres

La periodista Ana García-Siñeriz, presentadora del programa Lo + Plus, dedicó en Zamarramala, ayer, dos alfilerazos a la violencia contra las mujeres y a la que, según dijo, "practicamos contra nosotras mismas, como es la anorexia", durante la tradicional fiesta de este barrio segoviano en honor de Santa Águeda, donde es costumbre que manden las mujeres una vez al año, desde 1227. Tras recibir de manos de las alcaldesas de este año, María Cristina Campo de Sousa y Blanca María Velasco García, el conocido como Matahombres -un alfiler que utilizaban las mujeres para sujetarse las enaguas y del que se defendían de los hombres, para impedir que participaran en sus bailes-, una de las caras más populares de Canal + aclaró que el "arma" que le acababan de entregar no lo iba a emplear contra sus compañeros Fernando Schwartz y Ramón Arangüena, "que son buenos y muy disciplinados". Además, la Asociación Nacional de Trasplantes, representada por la médica de esta organización Natividad Cuende, recibió el galardón de Ome bueno e leal, antes de un simpático pregón en verso leído por el humorista gráfico José Orcajo. Estos festejos para recordar a la también conocida como la Virgen de los Pechos -por la amputación de los senos que sufrió en un martirio ordenado por Quintiliano en el año 251 en Catania (Sicilia)- tienen lugar en cientos de municipios, donde las mujeres asumen el mando frente a la supuesta preeminencia del poder de los hombres. En el barrio de San Lorenzo, en la capital segoviana, fue nombrada alcaldesa de honor la ex torera Cristina Sánchez, quien sostiene que en el mundo del toro sigue habiendo aún "actitudes retrógradas", en una profesión en la que la mujer que quiera triunfar deberá superar más obstáculos que un hombre dada la "condición masculina" de la fiesta taurina.-

Ana García-Siñeriz, premio Matahombres 2003, junto a las alcaldesas del día de Santa Águeda en Zamarramala
Ana García-Siñeriz, premio Matahombres 2003, junto a las alcaldesas del día de Santa Águeda en Zamarramala. / A. MARTÍN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS