Más de 42.000 inmigrantes están empadronados en Euskadi

La ONG Lankide estima que los extranjeros suponen el 2,6% de la población de Euskadi

Al acabar 2002, había 42.010 extranjeros empadronados en los ayuntamientos vascos, un trámite para el que no se requiere permiso de residencia en regla, según una investigación realizada por la ONG Lankide, financiada con fondos europeos. Los extranjeros regularizados al acabar 2001 (últimos datos disponibles) eran 19.515, según los datos de la Delegación del Gobierno central. Lankide estima que la cifra real de inmigrantes en la comunidad autónoma, incluidos los comunitarios y los sin papeles ni empadronados, suman 54.600, el 2,6% de la población vasca.

Lankide emprendió esta investigación con el propósito de sacar la fotografía real y actual de la inmigración en el País Vasco. La ONG ha recopilado para elaborar este censo los datos de empadronamiento de los ayuntamientos (que incluyen a los procedentes de países comunitarios), los de regularización de las subdelegaciones del Gobierno (sólo extranjeros no comunitarios) y los que manejan otras ONG que trabajan con inmigrantes, además de haber encuestado directamente a 364 inmigrantes.

La estimación definitiva con la que concluye el estudio -los inmigrantes representan el 2,6% de la población- es inferior a la que los responsables de Lankide previeron originalmente, pero supera con creces la que maneja la Dirección de Inmigración. Lankide calculaba al iniciar el trabajo de campo que los extranjeros serían entre el 4% y el 5%; Inmigración calcula, sin embargo, que rondan el 1%.

Esta fotografía del fenómeno de la inmigración en Euskadi indica que Bilbao es donde más inmigrantes empadronados hay: 10.100. Pero su presencia es proporcionalmente mayor en Vitoria. Le siguen, por este orden, la capital vizcaína y Sopelana, con idéntica proporción, y después se sitúan igualados Barakaldo, Getxo, San Sebastián e Irún. Las mujeres sólo son mayoría entre los inmigrantes americanos (el 55% frente al 45%). En el caso de los africanos, los hombres superan ampliamente a las mujeres (69% frente a 31%). Entre los europeos, los procedentes de Oceanía y los asiáticos, hombres y mujeres se reparten casi a partes iguales.

La cifra total de 56.400 inmigrantes incluye a las 94 personas que están a la espera de recibir respuesta a su solicitudes de asilo (aunque fuentes consultadas por Lankide, como SOS Racismo, aseguran que son muchos más) y a 502 extranjeros con visado de estudiante.

El director de la investigación, Juan Francisco Vidorreta, subraya que existen, sin embargo, tres importantes colectivos que no han podido ser censados en esta investigación: las mujeres que trabajan en el servicio doméstico, las personas que ejercen la prostitución y los estudiantes.

Vidorreta explica que normalmente las mujeres extranjeras que cuidan de ancianos, niños o limpian casas no suelen estar empadronadas. "La señora [para la que trabajan] les suele hacer un contrato y un seguro de accidentes", por lo que no están contabilizadas.

En el caso de las prostitutas, los investigadores de Lankide han manejado los datos de un estudio sobre la prostitución en la comunidad autónoma publicado hace un año por Emakunde. La investigación del Servicio Vasco de la Mujer detalla que entre el 80% y el 90% de las 1.780 personas que ejercen la prostitución -en la calle, en clubes y en pisos que se anuncian en Internet o en prensa- son extranjeras. El de los estudiantes es otro de los colectivos sin censar, puesto que sólo algunos de ellos tienen visados de estudios, recalca Lankide.

El director de la investigación señala además que las 364 encuestas realizadas han revelado que existe un porcentaje significativo de inmigrantes que ni siquiera se empadrona, por miedo o porque no se establecen en un lugar concreto el suficiente tiempo. Las encuestas revelan también que la mayoría tiene estudios primarios o medios, vino a ganar dinero y tiene intención de regresar a su país de origen.

Este proyecto de investigación ha sido financiado en un 50% por la Fundación Luis Vives con dinero del Fondo Social Europeo y está incluido en el programa de la UE de lucha contra la discriminación 2000-2006, que pretende promover la inserción laboral de colectivos en peligro de exclusión.

4.000 expedientes parados

Por otro lado, la delegación de Cimisión Española de Ayuda al Refugiad (CEAR) en Euskadi reveló el viernes que en la subdelegación del Gobierno en Vizcaya hay "4.000 expedientes de extranjeros paralizados". El dato fue facilitado por el subdelegado, Enrique Menéndez, a representantes de ONG que trabajan con inmigrantes en una reunión esta semana.

El presidente de CEAR, Javier Galparsoro, reveló además que las empresas y las personas particulares que quieran contratar a extranjeros no comunitarios que ya están en España pueden hacerlo ahora, a diferencia del año pasado, cuando el Consejo de Ministros lo prohibió expresamente. CEAR considera además "ridículos" los cupos (para extranjeros que están en su país) para Euskadi. Son 41 puestos en Vizcaya, 128 en Guipúzcoa y 80 en Álava.

Galparsoro considera que la desaparición de esa prohibición es una "noticia esperanzadora que alivia la situación de miles de extranjeros que están en Euskadi", que no pueden trabajar legalmente pese a tener una oferta firme de trabajo. CEAR reclama a la Subdelegación del Gobierno que aligere la tramitación de estas contrataciones para que estos extranjeros puedan cotizar a la seguridad social, pagar impuestos y evitar así pedir ayudas sociales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción