Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un proyecto de apoyo a la cultura del toro amenaza la unidad de Los Verdes

El Proyecto Minotauro, una propuesta a favor de los encierros, está a punto de quebrar la unidad de partido ecologista

La punta del iceberg de la crisis interna del partido Los Verdes de Madrid se llama Proyecto Minotauro. La mecha del conflicto fue una nota de la corriente Red Verde en la que, entre otras cosas, acusaba a José María Mendiluce, candidato a la alcaldía, de afán de protagonismo y de llevar la campaña de forma dictatorial y personalista.

Red Verde, el grupo disidente, acusó también al sector más próximo a José María Mendiluce de intentar chantajear a su compañero Ángel Requena, alcalde de San Sebastián de los Reyes y candidato a la presidencia del Gobierno regional. Presiones que, según Jesús Montero, portavoz de Red Verde, consistieron en la amenaza de orquestar una campaña pública de denuncia por la adhesión de San Sebastián de los Reyes al Proyecto Minotauro, un plan rubricado también por Pamplona y Cuéllar (Segovia) para fomentar la cultura taurina. Requena es alcalde de San Sebastián, municipio conocido como la Pamplona chica dados su afamados encierros.

Bajo esta parte visible del conflicto se esconden las tensiones que genera un partido formado por siete formaciones distintas que quieren tener su cuota de poder. Un partido que realiza una campaña "personalizada" porque, según José María Mendiluce, "no hay otra forma de hacerla".

Tensiones políticas aparte, el polémico Proyecto Minotauro es una bomba de relojería dentro de un partido en el que dos de sus señas de identidad son la ecología y el respeto a los derechos de los animales. En este sentido, también hay división de opiniones dentro del partido y entre los candidatos.

José María Mendiluce, durante una rueda de prensa conjunta con Ángel Requena en la que el candidato a la alcaldía confirmaba la existencia del conflicto, fue preguntado por el Proyecto Minotauro. Y respondió: "No soy taurino, pero tampoco quiero ser el verde con más pedigrí de la historia. Yo preferiría que Requena fuera alcalde de otro sitio, pero dentro de nuestra propuesta no podemos actuar con fundamentalismos. Me gustaría que Requena no estuviera adherido a este proyecto, pero eso es algo que él tiene que gestionar lo mejor que pueda".

Requena replicó: [la cultura taurina] es algo intrínseco a la cultura mediterránea, que está vinculada al toro como un animal totémico. Lo que no podemos hacer es hurtar a un pueblo una tradición que está considerada como de interés cultural".

Jesús Montero, portavoz de Red Verde y miembro del Consejo Regional de Los Verdes-Izquierda de Madrid, apoya "el hecho antropológico de los encierros, que nada tienen que ver con las corridas de toros. Minotauro es un proyecto al que se ha sumado Portugal, en el que la muerte del toro está prohibida". Pero no todos piensan igual. Dentro de la Red Verde también hay personas que tildan el proyecto de "impresentable para un candidato verde".

El Proyecto Minotauro se define con el siguiente subtítulo: "Cómo crear ciudad a través de la cultura tradicional". Dentro de sus principios se encuentra "el apoyo a la creación de empresas relacionadas con la cultura del toro", así como "poner en valor las dimensiones de las tradiciones populares con los toros, protegiendo, divulgando y fomentando la inversión privada". Además, desde sus páginas, el documento insta a la "mayor y mejor explotación de los recursos relacionados con la figura del toro".

Confederación de partidos

El partido Los Verdes de Madrid está formado, según ha explicado su portavoz, Vicente Sesmero, por "Los Verdes-Izquierda de Madrid, una confederación de partidos que cuenta con diversos grupos en su interior: Izquierda Madrileña, una escisión de Izquierda Unida; Los Verdes Grupo Verde, escindidos de Los Verdes de Madrid; Los Verdes de Madrid, uno de los primeros partidos ecologistas de la capital; Foro Verde, encabezado por un concejal de Galapagar; Izquierda Independiente-Iniciativa de San Sebastián de los Reyes, y un grupo de Nueva Izquierda, formado por independientes que llegaron de esta formación". A todos ellos, y en especial a los dos cabezas de lista de la formación, Mendiluce y Requena, les aguarda la tarea de convencer a sus potenciales votantes de que el Proyecto Minotauro encaja como un guante dentro de un partido con la marca verde y de defensa de la naturaleza.

Pero grupos ecologistas que nada tienen que ver con Los Verdes de Madrid ni con su política tienen mala opinión del proyecto. Theo Oberhuber, desde Ecologistas en Acción, afirma: "Como organización ecologista, nuestra posición es contraria a todo lo que supone la organización de festejos en los que se incluya la participación de toros y vaquillas, de todos los festejos en los que exista un desprecio a los derechos de los animales. En estos encierros, que normalmente terminan en una plaza de toros, se suelen producir agresiones contra los animales y creemos que ésta no es forma de divertirse".

Mariana Sanz de Galdeano, presidenta de la Asociación Nacional de Defensa de los Animales (ANDA), va incluso más allá. "Para nosotros, todo esto es un cuento [de Requena] con el que piensa que puede ganar algunos votos. Para ANDA, ninguna manifestación que tenga que ver con los toros se asemeja a cultura. La mayoría de estos encierros tiene un fin muy concreto: terminan en una plaza de toros en la que se va a torturar y matar al animal. Cualquiera que promueva los encierros está promoviendo las corridas. Los promotores de ese Proyecto Minotauro han pedido dinero a la UE y, no nos engañemos, lo que hace Requena es luchar por sus intereses y no por los de los animales. Todo esto no es más que utilizar a Los Verdes para apoyar algo que ni es un arte, ni una tradición, ni nada cultural".

Mendiluce espera las críticas: "Sé que recibiremos un centenar de correos electrónicos de queja de los grupos animalistas", dice. "Soy consciente de que hay más de una organización en Madrid que va a hacer de esto una campaña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de febrero de 2003