Reportaje:

El parchís del felino

Medio Ambiente reparte un juego didáctico para escolares sobre las amenazas que sufre el lince

¿Cuánto pesa un lince? ¿Dónde les gusta descansar? ¿De qué se alimentan cuando no hay conejos? ¿A qué edad abandonan a su madre? A estas y a otras preguntas debieron responder ayer los alumnos del colegio Santo Tomás de Jaén, que fueron los primeros en recibir el juego didáctico en forma de parchís Soy un lince, una iniciativa de la Consejería de Medio Ambiente para concienciar a los más pequeños sobre la necesidad de conservar el felino más amenazado de extinción de la península Ibérica.

Mientras Elena, Marta, Desiré o Estefanía, alumnas todas ellas de sexto curso de Primaria, tiraban el dado y contestaban a las preguntas, la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, resaltaba que la educación ambiental es una "prioridad" de su departamento, y dentro de ella, como no podía ser de otra manera, tendrá una atención especial el lince ibérico, "el principal emblema de la fauna en Andalucía". Y es que los alrededor de 200 ejemplares que se han contabilizado en España se localizan exclusivamente en territorio andaluz, en Doñana y, sobre todo, en las estribaciones de Sierra Morena, en las provincias de Jaén y Córdoba.

El juego Soy un lince, en el que los escolares van conociendo y aprendiendo las características del felino, su modo de vida, su hábitat en el bosque mediterráneo o la problemática para su supervivencia, va a ser distribuido por los centros públicos de las provincias de Sevilla, Huelva, Córdoba y Jaén. Forma parte del material didáctico (se completa con vídeos, pins y pegatinas) que la Consejería de Medio Ambiente ha editado dentro del llamado Plan Andaluz del Lince, con el que se pretende implicar a toda la sociedad en la supervivencia de esta especie amenazada.

La consejera, Fuensanta Coves, recordó que su departamento va a invertir más de 12 millones de euros en la financiación del plan, al tiempo que instó al Gobierno de la nación a financiar el plan de cría del lince en cautividad, que acaba de activarse con la cesión al centro de fauna El Acebuche, en Doñana, de dos hembras y un macho con el fin de buscar nuevos ejemplares y reintroducirlos después en su hábitat natural.

Para evitar que "las tensiones políticas afecten al futuro del lince", la consejera anunció que se ha nombrado un equipo de tres técnicos propuestos por las diferentes Administraciones y que conforman los investigadores Miguel Delibes (CSIC), Miguel Ángel Simón (Junta de Andalucía) y Miguel Aymerich (Ministerio de Medio Ambiente), y que serán los encargados de coordinar los diferentes planes de actuación.

La Junta ha alcanzado ya acuerdos con 600 propietarios de fincas privadas para reintroducir conejos (el principal alimento del lince) y contribuir así a la supervivencia del felino. Esos acuerdos han permitido aumentar la superficie potencial del lince en Andalucía en 80.000 hectáreas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción