Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Semprún defiende la hegemonía cultural del catalán como elemento de diálogo

El escritor y ex ministro recibe el X Premio Blanquerna

Madrid Jorge Semprún, ex comunista, ex ministro de Cultura socialista, ex preso del campo de concentración nazi de Buchenwald, escritor, filósofo y cineasta, fue elogiado ayer como una de esas pocas personas capaces de "transformar la experiencia en conciencia", capaces de haber "convertido su vida en una obra de arte". Fue en la entrega del X Premio Blanquerna, que desde hace una década concede cada año la Generalitat de Cataluña.

Semprún pasó revista a un puñado de cuestiones de actualidad: el aseo de los habitantes de las nacionalidades históricas en comparación con los habitantes de la Granada de Al Andalus, en clara referencia a la polémica desatada por el presidente del Tribunal Constitucional; la importancia del idioma y la diferencia entre "el nacionalismo y el nacional totalitarismo", en una explícita crítica a Euskadi; las diferencias entre la Europa vieja y nueva, y la crisis del Prestige.

Como ex preso de Buchenwald y conocedor del comunismo, Semprún recordó que su campo de concentración sufrió, consecutivamente, el embate del nazismo y el estalinismo. "En Europa van a cambiar muchas cosas con la ampliación", aseguró, "porque los países que entran tienen una experiencia muy distinta: han sido sometidos a la doble experiencia totalitaria de Hitler y del imperio soviético". Por eso, en estos países "el intelectual medio piensa antes en el ingreso en la OTAN que en la UE, porque piensa antes en EE UU".

Otra polémica: "El hecho diferencial catalán existe hace ocho siglos", dijo Semprún. "No sé si se aseaban bien o mal, pero ya tenían un idioma". Y ese idioma, su "hegemonía cultural, permite que el sentimiento catalán se exprese con las armas del lenguaje en vez de con el lenguaje de las armas". El catalán "es un elemento democrático de entendimiento, de diálogo".

Le escuchaban, entre otros, Jordi Pujol, presidente de la Generalitat; Artur Mas, conseller en cap; la ministra de Educación, Pilar del Castillo; el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón; premiados en anteriores ediciones, como Javier Tusell o Miguel Herrero de Miñón; parlamentarios; magistrados como Álvaro Rodríguez Bereijo; representantes sociales como José María Fidalgo, o del mundo editorial, como Jesús de Polanco. Excusó su asistencia Adolfo Suárez, y llegó a la cena Felipe González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003