Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 meses de espaldas a los vecinos

La crisis diplomática entre Marruecos y España comenzó formalmente hace 15 meses, cuando el rey Mohamed VI retiró a su embajador en Madrid, molesto por las declaraciones de José María Aznar, cinco meses antes, respecto a que el fracaso de la negociación pesquera entre el reino alauí y la Unión Europea tendría "consecuencias".

- Retirada del embajador en Madrid. El embajador marroquí en España, Abdeslam Baraka, es llamado a consultas el 27 de octubre de 2001. Fernando Arias-Salgado había sido nombrado embajador en Rabat el 1 de septiembre anterior.

- El bulo sobre el viaje de González. Un viaje privado del ex presidente del Gobierno Felipe González a Marruecos fue convertido en una reunión "secreta" con el entonces primer ministro marroquí, el socialista Abderramán Yussufi, debido a "una mala interpretación de una información no cotejada", según explicación en el Congreso del jefe del Ejecutivo español. Tanto Aznar como el entonces ministro de Exteriores, Josep Piqué, tuvieron que pedir disculpas a González y a Yussufi, pero se mantuvo al embajador en Rabat pese a que tanto los socialistas marroquíes como los españoles consideraban su permanencia insostenible, ya que le culpaban de la falsa noticia.

- El incidente de Perejil. El 11 de julio de 2002 una docena de miembros de la Gendarmería Real marroquí ocupa el islote de Perejil. El día 16, el Gobierno español llama a consultas a su embajador en Rabat y al día siguiente 28 boinas verdes desembarcan en el islote y reducen a los seis infantes de marina marroquíes que quedaban. El día 20, los legionarios se retiran a Ceuta y arrían la bandera española en Perejil. La nueva ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, que había sustituido dos semanas antes a Piqué, acude a Rabat para zanjar el conflicto, en cuya resolución medió Estados Unidos.

- El plantón de Madrid. El 22 de septiembre pasado, horas antes de la reunión pactada en julio en Rabat entre Palacio y su homólogo, Mohamed Benaissa, el Gobierno marroquí decide anular el encuentro con el argumento de que un helicóptero español había aterrizado un día antes en Perejil, un hecho que España niega. Días después, el 27, se celebran elecciones generales en el país norteafricano, con un fuerte avance del partido de los islamistas moderados.

- Comienza el deshielo. El mensaje del rey marroquí al español con motivo de la fiesta nacional del 12 de octubre y, sobre todo, el ofrecimiento de los caladeros marroquíes a los pescadores españoles afectados por la marea negra del Prestige, facilitan la solución de la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003