El presidente de Siria expresa a Palacio su rechazo a cualquier intento de forzar el exilio de Sadam

El presidente de Siria, Bachir el Asad, manifestó ayer a la ministra española de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, el rechazo de su país a cualquier intento de provocar el exilio de Sadam Husein como medio para evitar la guerra. Palacio expuso, en cambio, que la posición española sobre el desarrollo del conflicto no podrá ser precisada hasta después de conocer, el 27 de enero, el informe de los inspectores de Naciones Unidas.

La ministra española se aferró a ese mismo criterio en un contacto posterior con la prensa y aseguró que volverá a mantenerlo hoy cuando comparezca ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, de modo que no podrá responder a preguntas precisas sobre lo que España piensa hacer en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Más información

Palacio, que ayer declinó concretar, por ejemplo, si el Gobierno es partidario de dar más tiempo a los inspectores, reconoció que "Alemania ha dicho que no participará" en una eventual acción bélica, pero restó importancia al fuerte pronunciamiento de su colega francés, Dominique de Villepin, a favor de que Europa se una para garantizar la vía pacífica. Dijo que no le consta que Villepin haya hablado de un posible veto francés a cualquier nueva resolución de la ONU que dé luz verde a la guerra, y afirmó que, en definitiva, lo que su colega ha dicho es que hay que esperar el informe de los inspectores, como ella misma. La ministra española no excluye, por ello, llegar a concertar una posición con Francia.

También con Siria habló Palacio de concertar posiciones con vistas al Consejo de Seguridad, donde los representantes de Damasco ocupan otro de los puestos rotatorios. Pero por lo que se refiere concretamente a Irak, los criterios sirios y españoles divergen. Tras entrevistarse el martes por la noche con su homólogo, Faruk Al Shara, Ana Palacio declaró que "la cuestión es el desarme de Sadam Husein, no hay otra", a lo que Al Shara añadió: "La solución tiene que ser diplomática".

Fue el ministro sirio quien desestimó ante la prensa las noticias, confirmadas incluso por fuentes oficiales estadounidenses, de que un plan de exilio de Sadam será debatido hoy en la cumbre ministerial que, por iniciativa de Siria y Turquía, celebran en Estambul seis países importantes de la zona: además de los dos citados, Irán, Arabia Saudí, Egipto y Jordania.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

"Siria no apoya ninguna intromisión internacional en temas internos de otros países. Sería la ley de la selva", dijo Al Shara. "No he oído hablar de esa solución por parte americana", aseguró el ministro sirio, que el mismo martes había recibido la visita de William Burns, secretario de Estado adjunto para Oriente Próximo del Gobierno de Washington. Para Siria, según expuso ayer Asad a Palacio, el objetivo de la conferencia de Estambul no es otro que potenciar ese principio de no injerencia y reafirmar el proceso diplomático puesto en marcha con la resolución 1.441 como única solución.

Por la tarde, Palacio se entrevistó en El Cairo con el ministro egipcio de Exteriores, Ahmed Maher, y con el secretario general de la Liga Árabe, Amro Mussa, quien declaró: "La ministra me ha dicho que el informe de los inspectores es importante y que España trabajará para que el conflicto siga en manos de la comunidad internacional, a salvo de cualquier iniciativa unilateral".

La ministra de Exteriores española, Palacio, en una mezquita de Damasco.
La ministra de Exteriores española, Palacio, en una mezquita de Damasco.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción