Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Cabalgata marina

Gracias, señores del Área de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, una vez más han logrado reafirmar mi anarquismo atávico. Finalmente y de un plumazo han logrado solucionar sus problemas con SS MM los Reyes Magos en en el puerto de la ciudad, suprimiendo por la vía autoritaria la posibilidad de acompañarlos, navegando a su lado, en barco.

Se acabó la tradición, una tradición larga y bonita. Nunca más, en Barcelona, los niños recibirán a los Reyes Magos en la bocana del puerto. ¿Qué sentido tiene prohibir esa tradición que tanto gustaba a las gentes del mar y que se transmitía de padres a hijos? Nunca ha habido problemas con el improvisado y festivo cortejo marino que daba escolta al barco de Sus Majestades de Oriente. Cada armador, fuera cual fuera el tipo de barco, velero, barca de pesca, pequeña embarcación, siempre con capitanes responsables, era el primero consciente de que llevaba niños, a sus hijos, a los hijos de otros, y se formaba el carrusel con todos los barcos ordenados, con la responsabilidad, conocimiento y dignidad con que se hacen siempre las cosas en la mar. Aunque a algunas gentes de tierra (como las autoridades que han prohibido el cortejo) les pareciera ver desorden y peligro, lo cierto es que nunca lo hubo. Todo estaba controlado. Los que navegan y se enfrentan a tormentas ¿no han de ser capaces de surcar las aguas tranquilas del puerto? Sabia manera de hacer cultura anulando costumbres. Les parecerá a los que lo han hecho que son costumbres de una minoría, pero ¿no merecen éstas también respeto? El acoso al cortejo empezó hace unos años con unas zodiacs autoritarias; luego se les ocurrió poner dos barcos de bomberos para regar al barco que se acercara al de los Reyes (lo que provocó que se remojara a niños en pleno enero). Y ahora se anula todo. Han solucionado el problema.- Javier Herrero. Barcelona

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS