Reportaje:LA INTEGRACIÓN DEL MAR EN LAS CIUDADES

Los puertos amplían su negocio

Huelva ha iniciado varios proyectos urbanos y Málaga prepara un parque de ocio

Han crecido de espaldas a las ciudades, separados por un muro. También con sus particulares reglas urbanísticas. Pero ahora, las seis autoridades portuarias andaluces planean operaciones de integración en las ciudades: Al tiempo que amplían sus instalaciones lejos del casco urbano, quieren cambiar espacios obsoletos por actividades lúdicas, empresariales y residenciales que les proporcionen nuevas fuentes de ingresos. En algunos casos, como en Huelva, su buen entendimiento con el Ayuntamiento ha permitido cerrar diversos convenios y, por ejemplo, construir el nuevo estadio Colombino en antiguos terrenos portuarios. En otros lugares, como en Málaga, después de años de discusiones, la Comisión Provincial de Urbanismo debe aprobar el 23 de enero las modificaciones que permitan construir un parque de ocio de 50.000 metros cuadrados, que debe funcionar dentro de dos años.

Más información
Almería quiere ganarle al mar 500.000 metros
Sevilla programa viviendas en la avenida de la Raza

Son, salvo Algeciras, negocios de mediana o pequeña dimensión en Europa. Juntos, los catorce puertos dependientes de las seis autoridades portuarias mueven alrededor de 90 millones de toneladas al año; por debajo de los 94 millones de Marsella (Francia), o de los 130 millones de Amberes (Bélgica) y a una distancia considerable de los 322 millones de Rotterdam (Holanda), el líder europeo.

- Huelva. Huelva ha sido la ciudad que más operaciones ha realizado. La más notoria ha sido la cesión por parte de la autoridad portuaria al Ayuntamiento de 68.313 metros cuadrados para la construcción del nuevo estadio de fútbol. El suelo para el Nuevo Colombino forma parte de un convenio que incluye terrenos para una promoción residencial de 75.000 metros, que habrá que desafectar, explica el presidente de la autoridad portuaria, Genaro García Arreciado. (La actual Ley no permite ni viviendas ni hoteles en los suelos portuarios). Se han sacado a concurso y adjudicado tres grandes espacios, cuya superficie conjunta se aproxima a los 69.000 metros, para actividades comerciales, de ocio e industrial. Todavía queda por concretar una importante operación en las Marismas del Tinto, una vasta superficie de 400 hectáreas, que durante años las fábricas de abonos fosfóricos utilizaron para verter yesos. El plan de utilización de espacios portuarios propugna para este espacio usos deportivos, culturales y de ocio.

- Málaga. En Málaga, está a punto de terminar el proceso de modificación urbanística que permita empezar a construir un parque de ocio de 48.993 metros cuadrados con restaurantes, bolera, gimnasio, multicines y tiendas en el muelle 1 de la ciudad. Este proyecto es el resultado de una aspiración de 20 años y ha sido polémico por los usos que en general va a tener el recinto y la desmesurada altura y volumen que, en particular, tenía el edificio de los cines en diseños anteriores. La presión de colegios profesionales y colectivos ciudadanos llevó al Ayuntamiento a sacar el muelle 2 del proyecto, meses después de que fuera concedida su explotación a una empresa privada. Para su presidente, Enrique Linde, esta operación "pondrá a disposición de la ciudad 100.000 metros cuadrados de zonas portuarias en pleno centro urbano". Sin embargo, Josefina Cruz, directora general de Urbanismo de la Junta, expresa su reserva sobre la voluntad de los puertos: "Tengo dudas sobre el respeto al interés general, porque da la impresión que se busca más la rentabilidad económica, que la rentabilidad pública".

- Cádiz. Rafael Barra, presidente de la Autoridad que gestiona Puerto de Santa María, Puerto Real y Cádiz, defiende como ejemplos de "servicio al interés general", el proceso para desafectar 5.100 metros cuadrados de suelo en la capital gaditana para la remodelación de la Plaza de Sevilla y la liberación de unos 200.000 metros cuadrados para recuperar enteramente la margen derecha del Guadalete para uso urbano de El Puerto de Santa María. La gaditana Plaza de Sevilla "será un gran centro intermodal, con terminal de autobuses y ferrocarril, donde llegará el tren metropolitano desde el aeropuerto de Jerez", precisa Barra.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

- Algeciras. La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) tiene ya en marcha un proyecto en Tarifa, que incluirá oficinas y hostelería. En la ciudad de Algeciras se han estudiado dos grandes proyectos de ocio en las zonas de Llano Amarillo (de 6 hectáreas) y el Saladillo. En Llano Amarillo, el presidente de la APBA, Manuel Morón, quiere construir en 2003 un aparcamiento para 1.500 vehículos y lanzar definitivamente un proyecto puerto-ciudad, en 60.000 metros cuadrados, cuyos detalles se elaboran con el Ayuntamiento: "Un tercio se edificará y el resto serán paseos y parque".

Con un movimiento anual de mercancías de 52,7 millones de toneladas, Algeciras ocupa el séptimo lugar entre los puertos europeos en este capítulo, al que hay que añadir 4,3 millones de viajeros y un millón de vehículos. También es el primer puerto de contenedores de España, con 2,15 millones de contenedores de seis metros.

Este liderazgo hace que Enrique Salvo, delegado de Obras Públicas en Málaga, ponga en entredicho la idoneidad de la construcción de un nuevo muelle para contenedores en Málaga que tendrá 400.000 metros cuadrados y costará 90 millones de euros, incluyendo su dique de protección. Salvo propugna "una especialización de los puertos andaluces, con, por ejemplo, Algeciras en contenedores, Málaga en cruceros, Cádiz en desembarco de pesca..."

El modelo de Marsella

La hipótesis de construir nuevas instalaciones fuera de los cascos urbanos para liberar suelo cercano a los cascos históricos fue descartada por una docena de expertos consultados por este periódico. Hace años, en Málaga se barajó la posibilidad de construir un nuevo puerto en la desembocadura del Guadalhorce. Hay ejemplos en el extranjero. Enrique Salvo, cita el de Marsella, "en donde se construyó un puerto industrial fuera y se dejó en la ciudad uno deportivo".

Salvo, que ha sido miembro de los consejos de administración de los puertos de Algeciras, Cádiz y Málaga, añade que "no es aceptable que sea la ciudad la que tenga que desplazarse para no perjudicar al puerto" y apunta Algeciras como ejemplo. Pero añade que, de todas formas, "la construcción de nuevos puertos sería una opción muy agresiva para el medio ambiente".

Rafael Barra, reconoce que la capital gaditana no dispone de más sitio para crecer, pero considera que "no es muy sensato plantearse construir un nuevo puerto en Barbate, Rota o Conil". Tampoco es partidaria de esta fórmula Josefina Cruz: "No tendría sentido liberar el suelo portuario para dedicarlo a un uso residencial, porque además tendríamos que aplicarle al nuevo terreno urbano la ley de Costas y la ley del Suelo y no se podría construir a 100 metros del litoral". Enrique Linde sugiere otro inconveniente contra eventuales nuevas construcciones, "el impacto medioambiental y las sombras que se producirían para los aportes de arenas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS