Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal de nieve remite y da paso a una nueva bajada de temperaturas y fuertes heladas

Averías en el tendido eléctrico dejan sin suministro a 6.600 usuarios de L'Alcoià

El temporal de nieve comenzó a remitir a última hora de ayer tras una jornada en la que permanecieron cerrados varios puertos de montaña y tramos de carretera en L'Alcoià y La Vall d'Albaida, además de obligar al uso de cadenas en vías de la red secundaria. Como consecuencia del mal tiempo, la flota pesquera quedó amarrada, se interrumpió el tráfico con Baleares, y 6.600 usuarios se quedaron sin electricidad en L'Alcoià. El Centro Meteorológico anunció para la madrugada descensos de hasta cuatro grados en las temperaturas y fuertes heladas en algunos puntos.

MÁS INFORMACIÓN

La comarca de L'Alcoià despertó ayer cubierta de nieve, varios puertos cerrados, tramos de carretera cortados y colas de vehículos que avanzaban muy lentamente o esperaban a que las máquinas quitanieves despejaran las calzadas. La ciudad de Alcoi quedó incomunicada con Alicante y los vehículos sólo pudieron salir por la carretera en dirección a Valencia hasta primera hora de la tarde. El interior de Alicante fue la zona con más incidencias por el temporal de frío y nieve, que además de los problemas en la red viaria registró cortes de suministro eléctrico por averías que afectaron a 6.600 abonados en Banyeres de Mariola, Ibi y Alcoi. Iberdrola movilizó a más de 200 personas para restablecer el servicio. Además, la gruesa capa de nieve en sus calles llevó a suspender las clases de 1.500 alumnos en Banyeres de Mariola, donde a última hora aún había un tramo de vía cerrado.

El punto más conflictivo en la provincia de Alicante fue el Barranco de la Batalla en la carretera N-340, en Alcoi. Entre las cinco y las seis de la madrugada, cuando comenzó a nevar copiosamente, dos camiones se cruzaron en la vía e interrumpieron el tráfico. Uno de los más de 100 conductores afectados por este accidente fue Miguel Ángel Olcina, transportista que permaneció en su vehículo parado más de tres horas y media. "La máquina quitanieves ha tardado mucho", se quejó. Este tramo y el resto de la carretera N-340 que une Alcoi con Alicante hasta Ibi se encontraba en muy mal estado y las placas de hielo sacaron de la calzada a más de un vehículo.

Además del Barranco de la Batalla, se mantuvieron clausurados durante horas los accesos al parque Natural de la Font Roja y el paraje de Sant Antoni en Alcoi. En las urbanizaciones de El Baradello o L'Estepar la nieve dejó incomunicados a sus vecinos.

Mientras, las bajas temperaturas fueron las protagonistas en la provincia de Castellón. Los municipios más altos de las comarcas de Els Ports, El Maestrat y L'Alcalatén amanecieron completamente nevados y en algunos de ellos los niños no fueron al colegio. Castellfort registró la mínima de la Comunidad Valenciana en la madrugada de ayer, con 4,7 grados bajo cero. La nieve y las placas de hielo formadas por las bajas temperaturas obligaron al uso de cadenas en el puerto de Torremiró, donde el acceso estuvo prohibido para camiones durante unas horas y el paso del Coll del Vidre, de Atzeneta a Vistabella. Varias carreteras secundarias exigieron prudencia a los conductores toda la jornada.

En Valencia, la nieve se acumuló en torno a Bocairent (La Vall d'Albaida), en cuyo término a los pies de la Sierra Mariola quedaron incomunicadas 20 personas y permanecieron cortados tramos de varias carreteras.

Anque la bajada de temperaturas situó los termómetros por debajo de los cero grados en municipios como Morella y Utiel, el consumo de electricidad creció sin dispararse. La demanda de energía en la provincia de Valencia, de hecho, el jueves fue de 35.615 megavatios/hora, un 2,34% menos que ese día del año anterior, según Iberdrola. En Castellón la demanda alcanzó ese mismo día los 12.076 mw/hora, un 11% más sobre el 9 de enero de 2002. En Alicante el consumo creció un 2,35%.

El temporal comenzó a remitir a medida que avanzaba la tarde y la mayoría de carreteras quedó abierta a la circulación, aunque con dificultades, y se pedía precaución a los conductores y el uso de cadenas en vías secundarias. A última hora, la Dirección General de Tráfico mantenía cerrados en Alicante los puertos de Confrides, en Ares, y el de Tudons, en Orxeta, mientras que en La Carrasqueta se circulaba con cadenas. En Valencia, tramos de la red en torno a Bocairent también permanecían cortados al tráfico.

El Centro Meteorológico de Valencia dio por finalizados los avisos por nevadas hacia las 21.00, pero preveía para la noche y la jornada de hoy un descenso de hasta cuatro grados en las temperaturas y la posibilidad de heladas fuertes en algunos puntos, especialmente en el interior. La Generalitat mantiene el nivel 1 de emergencia en La Vall d'Albaida, La Plana de Utiel-Requena y en L'Alcoià y Castellón, además de la preemergencia en el resto del territorio y en la costa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de enero de 2003