Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

José María Mendiluce, candidato verde y gay

El eurodiputado y candidato a la alcaldía de Madrid reconoce su homosexualidad en la revista 'Zero'

El eurodiputado del PSOE y candidato a la alcaldía de Madrid por el partido de Los Verdes, José María Mendiluce, ha decidido hacer una revelación importante en plena precampaña electoral para la alcaldía de la capital: es homosexual.

Para sincerarse con la opinión pública y el electorado ha ofrecido una entrevista a la revista Zero, que se publica hoy, en la que asume abiertamente y sin tapujos su "homosexualidad imperfecta" y reconoce que ha tardado tanto en confesarlo "por cobardía". Todo aderezado por una sesión de fotos en la que el candidato verde ha aceptado enseñar torso velludo y algún que otro michelín.

El que fuera representante del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), asegura en esta entrevista que haber salido del armario con anterioridad no le habría beneficiado: "Si yo me hubiera confesado homosexual en la ONU nadie me hubiera perseguido, pero no hubiera sido responsable de la mayor operación humanitaria de las Naciones Unidas".

Asegura el eurodiputado que ha elegido este momento para hacer pública su homosexualidad porque "ha llegado el momento", porque dice tener la suficiente madurez y la sensación de que esta declaración le "da igual". Pero no sólo eso. Además, Mendiluce descubre que es un poco promíscuo y sostiene que le ha costado mucho compaginar su preferencia sexual con su capacidad amorosa.

Podría parecer que esta confesión pública fuera encaminada a la búsqueda del llamado voto rosa como ya hicieron en su momento Alberto Ruiz Gallardón (PP) y Trinidad Jiménez, candidata a la alcaldía de Madrid por el PSOE. Sin embargo, el político vasco, de 51 años, no tiene ningún reparo en mostrar a cara descubierta su particular opinión sobre el mundo homosexual: "El mundo gay puede contar conmigo para lo que haga falta y defender juntos nuestros derechos, pero por otro lado, no soy muy de gueto y ya sé que eso es una tontería, pero no soy de vivir en ese ambiente. Hay una parte del mundo gay que es lo más florido y hermoso, lo más folclórico, lo más plumífero, que no me seduce".

Gustos sexuales

Tampoco ha tenido ningún problema el eurodiputado en explicar sus preferencias sexuales: "Desde luego no me gustan los jovencitos, pero tampoco me gusta la gente de mi edad, me aburren profundamente, quizás porque ya tengo 51 años y los de mi generación en general somos pesadísimos".

En cuanto a la cuestión de oportunidad, la posibilidad de que le tilden de oportunista al haber hecho estas declaraciones en este momento, el candidato a la alcaldía lo tiene claro: "No he presentado mi candidatura a la alcaldía de Madrid porque sea gay, sino por muchas otras cosas y, por tanto, no me gustaría ser sólo el candidato de los gays; lo que sí me hace mucha gracia es que todo el mundo ande rifándose unos cuantos gays para sus listas y de pronto una la encabezo yo".

¿Cuál es la importancia que le ofrece Mendiluce a la cuestión de ser gay? ¿En qué cree que le ayudará políticamente? "Lo de ser gay es importante, ya que normalmente deberías tener una sensibilidad mayor por formar parte de un colectivo marginado, ninguneado, perseguido o bromeado por los homófobos. En ese sentido no me cabe ninguna duda de que el alcalde de París o el de Berlín tienen una sensibilidad mucho mayor con los derechos de las llamadas minorías y la libertad, pero es que además son buenos políticos, personas que aparte de gays son muy capaces".

Recelo y rechazo

Mendiluce también es consciente de que esta salida del armario puede ser un movimiento calculado que se le vuelva en contra en algún momento. Asegura no tener ni idea de las consecuencias que sus declaraciones pueden tener. Pero afirma: "Habrá gente que me verá con más simpatía y otra, por el contrario, con más recelo, incluso habrá quien me rechace".

Para el eurodiputado, la política de Alberto Ruiz-Gallardón manifestándose a favor del matrimonio de gays y lesbianas no es más que "oportunismo" y sobre el reciente sí dado al candidato del PP por la esposa del presidente del Gobierno, Ana Botella, arremete sin tapujos: "Lo de poner a Ana Botella, una legionaria de Cristo en asuntos sociales, significa que la ideología que va detrás de esta extrema derecha religiosa va a formar parte del gobierno de Madrid, si no votamos otra cosa". Va, incluso, mucho más allá. Mendiluce está convencido de que a Ana Botella se le escapará un día de estos que las parejas homosexuales son antinaturales y que la homosexualidad es una enfermedad con la que hay que tener, como mucho, caridad cristiana".

Entre los apoyos con los que dice contar Mendiluce al enfrentarse a las elecciones municipales se encuentran nombres como Daniel Cohn-Bendit, Joshka Fisher, Christophe Girard, Bernard Kouchner, fundador de Médicos sin Fronteras, Barbara Hendricks, Bianca Jagger y los cantantes Loquillo y Lucrecia.

Además, Mendiluce confía plenamente en las bondades de Internet para llevar a buen puerto sus aspiraciones políticas. Desde su página www.mendiluce.org puede realizar una campaña verde en la que no le sea imprescindible el papel y que le permita hacer una campaña tan global como los retos y problemas a los que dice enfrentarse.

En cuanto a los resultados electorales, el candidato por Los Verdes asegura que serán más que satisfactorios: "El milagro es que vamos a llegar a los dos dígitos, no me cabe la menor duda. Si no logramos un éxito, bastante más del 5% mínimo necesario para tener representación en el Ayuntamiento, será porque yo no he sabido hacerlo y mi equipo y yo nos hemos equivocado". Independientemente de su orientación sexual, por supuesto, y de esta nueva salida del armario.

Fábrica de confesiones

La revistaZerose ha convertido en el trampolín de las confesiones de homosexualidad en España. En septiembre de 2000, la publicación presentaba en su portada una entrevista con el teniente coronel José María Sánchez Silva, el primer militar de alta graduación que confesaba su homosexualidad públicamente. Más tarde, en febrero de 2002 y bajo el título "Doy gracias a Dios por ser Gay", el sacerdote José Mantero no sólo hacía pública su condición de gay sino que, además, afirmaba ser un cura homosexual y practicante en lo que a relaciones sexuales se refiere. En el pasado número, Zerolograba que un guardia civil también saliera del armario. Pero Zeroademás ha conseguido entrevistas con grandes personajes de la política española para que declaren su postura en cuanto a las reivindicaciones del colectivo de gays y lesbianas. En septiembre de 2001 fue con Gaspar Llamazares, líder de Izquierda Unida. En julio de 2002 le tocó el turno a José Luis Rodríguez Zapatero, líder del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de enero de 2003

Más información