El porcentaje de gente partidaria de la legalización crece del 18,7% en 1997 al 23,9% en 2001

El Delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Gonzalo Robles, afirma que "la inmensa mayoría de la sociedad española es contraria a la legalización de las drogas". Un 23,9% de la población es partidaria de la legalización de todas las drogas. Este porcentaje ha aumentado más de cinco puntos desde 1997, cuando sólo un 18,7% era partidario.

Como explicó Robles, la respuesta se matiza si la pregunta sólo trata de legalizar el cannabis. Ahí, el porcentaje de partidarios aumenta hasta el 34,1% (el 26,1%, en 1997). Robles señaló que los jóvenes padecen "la confusión informativa sobre los supuestos efectos del cannabis". "En una encuesta un joven dijo que no fumaba tabaco pero sí porros. Dijo que había leído que el porro le limpiaba los pulmones. ¿De dónde habría sacado eso?", se preguntó Robles. Afirmó que sobre los efectos del hachís hay "noticias contradictorias de supuestos médicos". Robles señaló que intensificará las campañas para combatir el consumo de porros. Señaló que el uso del cannabis está muy asociado a otras drogas. "El 94,6% bebe alcohol, el 86,6% fuma tabaco, el 20,9% consume cocaína, el 16,2% éxtasis, y el 11,1% alucinógenos. Afirmó que otra droga que se asocia con otras es la cocaína.

La encuesta también revela una mayor tolerancia hacia la administración de heroína a los adictos, como prepara la Junta de Andalucía. La tolerancia sube del 37,9% en 1997 hasta el 48,7% en 2001.

Según Robles, de la encuesta se desprende que en las drogas legales (alcohol y tabaco) el porcentaje de consumo de las mujeres se acerca al de los hombres. Por el contrario, en las drogas ilegales, los hombres siguen por delante, y el consumo de las mujeres desciende. Robles señaló que ha habido "un claro descenso en la experimentación con drogas psicoactivas entre las jóvenes". El 51,8% de los chicos de entre 15 y 29 declaró haber consumido alcohol el último mes. El porcentaje de chicas es de 50,7%, el 1,1% menos. Para la cocaína, la diferencia es de 4,1%. "Las mujeres tienen mayor percepción del riesgo, tal vez son más sensatas", afirmó Robles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de diciembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50