Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los republicanos tratarán de forzar el relevo de su líder en el Senado por sus comentarios racistas

Trent Lott, el líder de la nueva mayoría republicana en el Senado, se juega su puesto el 6 de enero cuando el partido decida si sus recientes comentarios racistas son incompatibles con el cargo. Voluntariamente Lott no piensa dimitir. La Casa Blanca, incómoda con la situación y temerosa de que la polémica salpique al presidente, ha anunciado que se mantendrá al margen o, dicho de otra manera, no intercederá para salvar a Lott.

En una fiesta política en Washington, Trent Lott elogió el perfil político del senador Strom Thurmont, que deja el Capitolio con 100 años recién cumplidos: "Cuando Strom Thurmont se presentó como candidato a presidente", dijo Lott, "le votamos, y estamos orgullosos de haberlo hecho. Y si el resto del país hubiera hecho como nosotros, no habríamos tenido tantos problemas a lo largo de todos estos años". Thurmont se presentó a presidente en 1948 con los Dixiecrats, una escisión demócrata que rechazaba la integración racial y defendía el mantenimiento del más estricto segregacionismo.

Lott empeoró aún más su imagen cuando se negó a rectificar. Tardó dos días en aceptar que había cometido una incorrección política. A medida que el partido se le echaba encima, fue incrementando el grado de autoflagelación: ya ha pedido disculpas en ocho ocasiones. La más grotesca ha sido la última, con su participación en un programa de la cadena afroamericana Black Entertainment Televisión a la que el político sureño acudía por primera vez en su vida.

El senador conservador dijo haber cometido "un terrible error", aunque no quedaba claro si se refería a haber expresado en público sus sentimientos o a que esos sentimientos sean sesgadamente racistas. "He usado palabras horribles", dijo Lott. El entrevistador le preguntó por una votación en el Congreso celebrada hace años: Lott se opuso a convertir en fiesta nacional el día de Martin Luther King, en contra de lo que decidió la mayoría. "Déjeme que le diga una cosa. Si esa votación hubiera sido hoy, habría votado a favor", aseguró el senador. La CNN grabó a un grupo de afroamericanos en un bar mientras seguían la entrevista. Cuando Lott dijo eso con toda seriedad, los espectadores del bar se caían al suelo de la risa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002