El Gobierno da luz verde al mercado de futuros del aceite

El Ministerio de Economía dio ayer luz verde al Mercado de Futuros del Aceite de Oliva (MFAO), una iniciativa auspiciada por la Junta de Andalucía con la participación de entidades financieras y empresas del sector oleícola para mejorar la comercialización de este producto y condicionar sus precios.

El visto bueno del Ministerio de Economía era el único trámite pendiente que aguardaba la Administración andaluza para regular este instrumento, que complementará a los mercados tradicionales con una labor de intermediación para canalizar los recursos financieros entre compradores y vendedores y coordinar las ofertas y demandas del producto, a fin de fijar sus precios y evitar grandes fluctuaciones. El ministerio comunicó ayer a la Consejería de Economía que había dado el visto bueno a este proyecto.

Precisamente, el proyecto del Mercado de Futuros fue presentado la semana pasada ante la asamblea del Comité Oleícola Internacional (COI) por la consejera de Economía de la Junta, Magdalena Álvarez.

El MFAO estará gestionado por una sociedad promotora, ya constituida, que actualmente cuenta con 35 socios y un capital social de 6,4 millones de euros. Además de la Junta, que es el mayor accionista con el 39,22% del total, en ella participan todas las entidades financieras andaluzas, cuatro de los cinco grandes grupos bancarios nacionales y otras instituciones, así como diversas empresas productoras y distribuidoras del sector y la Fundación para el Desarrollo del Olivar y el Aceite de Oliva, con sede en la provincia de Jaén.

Retraso

La puesta en marcha del Mercado de Futuros acumula un notable retraso. De hecho, la constitución de su sociedad promotora se remonta a mediados de 1999, y entonces se anunció que empezaría a funcionar a principios de 2001. Los cálculos iniciales de la sociedad promotora apuntaban a que el MFAO generaría un volumen de negocio en los cinco primeros años de unos 3.000 millones de euros.

Otros de los objetivos marcados desde el MFAO es la de condicionar el mercado internacional del aceite de oliva, hasta ahora en manos de las grandes envasadoras italianas, principalmente. Y es que Andalucía cuenta actualmente con 1,3 millones de hectáreas dedicadas al cultivo del olivar, una cifra que representa el 60% del total nacional y se sitúa ligeramente por encima de la de Italia, el segundo país productor de aceite de oliva.

El olivar andaluz concentra, asimismo, el 21% de los terrenos dedicados a este cultivo en la cuenca mediterránea, cuyos principales países productores son España, Italia, Grecia, Túnez, Turquía y Siria. La puesta en marcha del MFAO llega en un momento de ligero aumento de los precios gracias al descenso de la cosecha de esta campaña en torno a un 45%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS