Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La proyección internacional | CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

Las imágenes de fugas del petrolero inquietan al Ejecutivo francés

La ministra francesa de Defensa, Michéle Alliot-Marie, se mostró ayer preocupada por las fugas de fuel comprobadas en los tanques del Prestige, durante una visita realizada al País Vasco-francés junto con su colega de Ecología, Roselyne Bachelot. Ambas inspeccionaron los preparativos que se hacen allí para enfrentarse a la posible contaminación, horas antes de participar en París en una reunión que el jefe del Gobierno, Jean-Pierre Raffarin, convocó anoche, sin que haya llegado una sola gota de fuel del Prestige al litoral de su país.

Raffarin afirma que su intención es anticiparse a las dificultades para que "se pueda hacer frente a esta guerra contra la marea negra". Cuando se produjo el naufragio del Erika, Raffarin era el presidente de Poitou-Charentes, una de las tres regiones francesas cuyo litoral se vio afectado por la marea negra del petrolero maltés.

Los preparativos frente a la nueva oleada de contaminación se suceden en medio de informaciones contradictorias. Las ministras de Defensa y Ecología sobrevolaron el Cantábrico en un avión militar hasta la altura de Bilbao, pero no encontraron huellas de contaminación cerca de la costa francesa.

Alliot-Marie considera que estas huellas "proceden probablemente de limpiezas de tanques", realizadas de forma criminal por las tripulación de algún petrolero. Los aviones franceses que sobrevuelan el Cantábrico han tomado imágenes de estas operaciones poco escrupulosas, y una de ellas ha podido verse en televisión.

"La contaminación, si llega, no lo hará antes de 72 horas", explicó Bachelot al finalizar su visita al País Vasco-francés. La responsable de Ecología no espera una "contaminación masiva" sino "difusa", quizá más insidiosa, pero menos intensa.

El plan de alerta se mantiene en vigor en el departamento de los Pirineos Atlánticos. Seis de los pesqueros requisados por el Estado francés trabajan en diversos puntos del Cantábrico para "pescar" las manchas de contaminación de menor tamaño, actuando a pares para arrastrar unas redes barrederas, reforzadas con tejido filtrante, capaces de conducir el producto contaminado hasta el depósito que remolcan. Varios barcos de la Armada francesa les apoyan en la tarea.

Otros dos pesqueros instalaban ayer en San de Juan de Luz una versión tecnológicamente más avanzada de este sistema de "pesca" de placas de fuel, con la que se harán hoy a la mar. Se trata de redes teledirigidas a distancia, lo cual ahorra a los pescadores el contacto directo con el producto contaminado.

Por lo menos eso afirma un representante de la firma de Marsella que ha suministrado los equipos, quien asegura al Journal de Dimanche que también ha propuesto sus servicios a las autoridades españolas, de momento sin respuesta. Él mismo reconoce que el sistema en cuestión va a ser probado por primera vez entre olas de tres metros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 2002