Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hondarribia e Irún piden a Fomento que renuncie a ampliar el aeropuerto en lugar de proponer el realojo de los vecinos

El alcalde de Hondarribia, Borja Jauregi, del PNV, reaccionó ayer con "indignación" y "sorpresa" ante la propuesta del Ministerio de Fomento y del PP de realojar a los vecinos del barrio de Mendelu en los terrenos que ocupa un viejo cuartel de la Guardia Civil de la localidad guipuzcoana para seguir con sus planes de ampliación del aeropuerto. "El Gobierno central está yendo demasiado lejos cuando quiere imponernos la ampliación del aeropuerto y además pretende hacerlo invadiendo competencias urbanísticas del Ayuntamiento", afirma Jauregi.

El Plan Director del Aeropuerto de Hondarribia, aprobado en julio de 2001, prevé alargar 200 metros la pista para cumplir la normativa internacional de seguridad, lo que supondría derribar 223 viviendas, 19 industrias y 22 locales comerciales. El plan ha sido rechazado por las instituciones vascas (Gobierno, Diputación de Guipúzcoa y los ayuntamientos de Hondarribia, Irún y San Sebastián) por su impacto social, económico y medioambiental. Fomento plantea desbloquear el conflicto contruyendo un polígono residencial en los terrenos del cuartel de la Guardia Civil para realojar a los 750 vecinos afectados por la extensión de la pista. También propone reubicar las empresas en una finca de la Diputación. Ambos emplazamientos se encuentran próximos a Mendelu.

Jauregi asegura que ni Fomento ni el PP han presentado oficialmente esta alternativa al Ayuntamiento de Hondarribia y considera "un atrevimiento" proponer el realojo de los vecinos y de las empresas "sin respetar nuestra autonomía y capacidad urbanística". La construcción de viviendas en el antiguo cuartel obliga al consistorio a modificar sus normas subsidiarias para posibilitar el uso residencial de los terrenos. A su juicio, la solución del conflicto pasa por "renunciar a la ampliación" y mantener las dimensiones actuales de la pista, lo que impediría que operararan aviones con más de 100 viajeros.

El alcalde de Hondarribia lamenta que el Gobierno central no haya contestado oficialmente aún al escrito que las instituciones vascas enviaron en junio pasado a Fomento, mostrando su oposición frontal a la extensión de la pista: "Es una descortesía institucional que Fomento intente imponernos una solución sin contestar primero a nuestra solicitud de modificar el plan director".

En la misma línea, el alcalde de Irún, el socialista José Antonio Santano, exige a Fomento "una respuesta oficial al plan de alternativas" que presentaron las instituciones vascas. Santano, que reitera la posición contraria del Ayuntamiento irundarra a la ampliación, pide al Gobierno central que "respete la autonomía municipal y la capacidad de decisión de Irún y Hondarribia en un tema tan delicado".

Los vecinos de Mendelu, por su parte, prefieren no pronunciarse sobre su posible realojo "hasta que Fomento confirme su decisión de ampliar la pista", afirma Germán Gardel, miembro de la Plataforma contra la Ampliación del Aeropuerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de diciembre de 2002