Erne espera que ELA gestione su victoria en favor de los 'ertzainas'

La Junta Rectora del sindicato independiente de la Ertzaintza, Erne, en una primera valoración de urgencia que tendrá su continuación hoy, mostró ayer su esperanza de que ELA, vencedora por apenas 102 votos en las cuartas elecciones en la policía vasca, celebradas el martes, "gestione la renta que tiene a su favor de la mejor manera para los intereses de los ertzainas".

Erne, que ha perdido nueve delegados en estos comicios, ha abierto un "periodo de reflexión y análisis para encontrar los motivos por los que una buena parte de nuestra afiliación no ha votado a su sindicato". La central asegura contar con 2.800 agentes afiliados, pero en los comicios del martes logró 2.023 votos, frente a las 2.956 papeletas logradas en las elecciones de 1998.

A partir de que se proclamen los resultados, la Ley de Policía recoge en su artículo 100 la segunda pata del modelo mixto de representación en la policía vasca: el determinado por la afiliación que acredite cada central, fórmula que nunca se ha puesto en marcha por la oposición sindical. "Los delegados serán atribuidos a cada una de las organizaciones sindicales en función de la afiliación que acrediten", reza ese artículo, atribución que debe realizarse en un plazo de 30 días.

Apelación a la unidad

La Junta Rectora de Erne mostró ayer su disposición a "llegar a acuerdos" con el resto de las centrales que han obtenido representación "en beneficio de los ertzainas". Esta apelación "a la unidad" también fue realizada por el Sipe, una escisión de UGT, que concurría por primera vez a estas elecciones en los tres territorios históricos.

El Sipe ha apelado a esa unidad de acción para reclamar conjuntamente al Departamento de Interior una mejora de las condiciones laborales y salariales de los patrulleros, entrar de lleno en la negociación del nuevo acuerdo regulador, así como hacer frente a uno de los problemas que va a tener la Ertzaintza cuando finalice esta década: el pase a la segunda actividad de buena parte de los agentes. Erne reiteró su apuesta firme por que en los próximos cuatro años "no se produzcan recortes en los derechos hasta ahora conseguidos".

Previamente a la reunión de la Junta Electoral del pasado miércoles, Erne pidió una aclaración a un miembro de la junta para impugnar el resultado por entender que "por los restos" les correspondía un delegado más. Interior explicó al representante de Erne que en el cómputo había que tomar en cuenta "dos decimales y no uno", por lo que el delegado no le correspondía a Erne. Ya en la reunión formal de la Junta, Erne obvió la impugnación y la aclaración anterior no fue recogida en las actas.

[Escoltas privados de la empresa Seguriber aseguraron ayer que su situación laboral esta afectando "totalmente" a la seguridad de los protegidos y pidieron a Interior que no consienta que Seguriber "incumpla la ley"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50