NOTICIAS Y RODAJES

Kiarostami defiende la creatividad del espectador

El realizador iraní Abbas Kiarostami, uno de los tres cineastas homenajeados por el Festival Internacional de Cine de Gijón, cuya 40 edición se clausura esta tarde, defendió en la ciudad asturiana una concepción del cine próximo a la poesía y planteado "como un sistema abierto, susceptible de interpretaciones diversas", en la que los espectadores deban adoptar una actitud "creativa" y no "perezosa".

Kiarostami (Teherán, 1940) -del que el certamen gijonés ha ofrecido un ciclo específico sobre su filmografía, una exposición de sus creaciones fotográficas y la presentación del libro Abbas Kiarostami, de Alberto Elena (Editorial Cátedra)-, aseguró en la ciudad asturiana que, aunque respeta y acepta al público que acude al cine "a entretenerse, a reír y a llorar", su opción como creador es suscitar la participación del espectador, a quien reclama "un poco de creatividad en su mirada".

Cine abierto

"Mi cine"añadió el cineasta, "no es para espectadores perezosos. Dejo huecos que el público debe rellenar". Lo que no significa, precisó, que sus filmes estén carentes de contenido. Simplemente prefiere que el público saque sus propias conclusiones personales y que los espectadores no se vean inducidos a una única interpretación posible. El cineasta, que ha sido esta semana la figura estelar del festival gijonés, se confesó amante de la poesía y desde esa premisa estableció el paralelismo con su personal concepto de lo que ha de ser la obra cinematográfica: "Siempre encuentras algo nuevo cuando vuelve sobre un mismo poema", y en el mismo sentido de obra abierta, propugnó "un grado de abstracción" para el cine "que permita suscitar las interpretaciones".

El realizador se mostró encantado del interés que ha percibido en el público de Gijón por su obra cinematográfica, acostumbrado, dijo, a que en otros festivales europeos se le interrogue fundamentalmente por cuestiones políticas. Kiarostami, que ya había estado en el certamen gijonés hace 20 años, aseguró que de este festival se llevará "donde interesa el cine".

El cineasta defendió el uso de las nuevas tecnologías y en particular se mostró claramente partidario de los sistemas digitales, que han sido los únicos a los que ha recurrido en Ten, su última película, que se ha exhibido en Gijón. "La cámara digital permite una verdad que no es posible con el formato de 35 milímetros", afirmó. Al extremo, dijo, que ya no volverá al soporte tradicional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50