Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los miembros del grupo de rock Narco declaran ante la Guardia Civil sobre el videojuego 'Matanza Cofrade'

Los miembros del grupo de rock sevillano Narco prestaron ayer declaración en calidad de testigos ante la Guardia Civil en relación al videojuego Matanza Cofrade, que se iba a distribuir como una pista interactiva junto con su último trabajo Registro de penados y rebeldes, que se encuentra secuestrado por orden judicial. Por este asunto fue detenido el autor del videojuego, un profesor de informática de 31 años vecino de Sevilla que está imputado por atentar contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos y contra la propiedad industrial, pues en él aparecen las imágenes del Cristo del Gran Poder y la Macarena, que están registradas como marcas. Éste último ya ha sido citado a declarar por el juez que instruye el caso para mediados de diciembre. Los cinco componentes del grupo de rock, acompañados de su abogada, Carmen Sánchez Masarabia, acudieron al cuartel de Eritaña en torno a las 18.00, donde prestaron declaración durante casi cuatro horas.

El secuestro judicial del último trabajo de este grupo de rock sevillano se produjo después de que la Guardia Civil fuese alertados de la existencia de este videjuego en Internet por la junta de gobierno de la hermandad del Gran Poder, que denunciaron que éste contenía imágenes ofensivas contra la Semana Santa de Sevilla.

Tras la intervención de la Guardia Civil, la autoridad judicial decretó como medidas cautelares la supresión de la página web del creador del juego y el embargo de todos los discos del grupo de rock sevillano.

La polémica suscitada en torno al videojuego Matanza Cofrade obedece a que el objetivo del jugador no es otro que disparar contra cofrades y mujeres con mantilla mientras éstos se encuentran ante imágenes del Gran Poder o la Macarena. Según los responsables de las principales hermandades de Sevilla este videojuego supone un "atentado" contra la Semana Santa además de constituir un "daño para la fe católica". Los integrantes de Narco no han querido hacer declaraciones, aunque en su página web se califica el embargo de su disco de "censura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de noviembre de 2002