Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo Silva critica el materialismo en un cuento infantil

Son muchos los padres que aseguran que sus hijos, más que jugar con los juguetes, lo que hacen con ellos es acumular: hacer colecciones. El escritor Lorenzo Silva (Madrid, 1966) se ha hecho eco de ello en Laura y el corazón de las cosas, el libro que, con ilustraciones de Jordi Sàbat (Palafrugell, 1960), ganó el Premio Destino infantil Apel-les Mestres. Ahora se publica en edición catalana y castellana.

El premio Apel.les Mestres se acaba de independizar de la tradicional celebración en la que la editorial Destino entrega sus premios Nadal y Josep Pla, la noche del 6 de enero de cada año. Se ha decidido así para aprovechar la campaña de Navidad, propicia a la venta de libros para los más pequeños, según la editora Patrizia Campana. Con la publicación del álbum de Silva y Sàbat, además, Destino refuerza su apartado infantil y juvenil con la publicación de nuevas colecciones pensadas para crear lectores literarios.

Laura y el corazón de las cosas es fruto de la colaboración entre Silva y Sàbat, ambos poco experimentados en las lides de la literatura infantil. Silva explica que sólo se vio capaz de dar forma a una historia para los más pequeños cuando tuvo hijos. La Laura del cuento es su propia hija. "Aunque suene a tópico, es cierto que los niños poseen una gran lucidez. Tienen una manera de contar el mundo que no es sólo divertida, sino también muy sabia".

"El libro parte de la idea de que cada vez más nuestras vidas giran alrededor de los objetos que poseemos. Tanto, que a veces los despreciamos. He intentado reflejar que las cosas tienen un corazón en la medida en que pueden servir a la gente y que cuando amontonamos cosas se las estamos arrebatando a otra gente", dice el autor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de noviembre de 2002