Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crisis en CC OO de Granada tras la denuncia de las limpiadoras de hospital

La denuncia por parte de algunas delegadas sindicales de Comisiones Obreras sobre decenas de casos de acoso laboral contra las limpiadoras de la empresa Ecoclinic-Athisa, concesionaria de la limpieza en los hospitales públicos andaluces, así como la contratación "irregular" de la esposa del secretario provincial de CC OO, Rafael Roldán, por parte de un ex directivo de esa empresa implicado en tales casos de acoso, abrió ayer una gran tensión interna dentro del sindicato en Granada. Una representación de delegadas sindicales abandonó bruscamente una reunión con Roldán reprochándole haber dado cobertura al ex directivo y el no haber defendido los derechos de las trabajadoras.

Roldán había pedido reunirse con las trabajadoras para que le dijesen "a la cara" lo que públicamente denunciaron el pasado martes, es decir, que él había tramitado la afiliación como sindicalista del ex directivo de Ecoclinic-Athisa Juan Almenara a cambio de que éste contratase a su esposa en la empresa.

Del mismo modo denunciaron que Almenara y otros directivos de la sociedad, ahora despedidos o relegados de sus puestos, las habían estado acosando laboralmente, que en algunos casos las habían amenazado de muerte, que se habían producido episodios de acoso sexual que están siendo ahora investigados y que incluso exigían regalos a cambio de jornadas de trabajo.

La reunión de ayer se desarrolló en un clima de gran tensión. Algunas delegadas sindicales la abandonaron con lágrimas en los ojos anunciando que iban a pedir la baja laboral, ya que se sentían acosadas por los ex directivos y desprotegidas por el sindicato. La situación llegó a tal punto que la comisión ejecutiva del sindicato de Actividades Diversas de CC OO decidió que va a abordar el problema de las limpiadoras al margen de la secretaría provincial. Es decir, al margen de Roldán.

"Ni comprado ni vendido"

El secretario provincial volvió a negar ayer "tajantemente" la acusación de favoritismo. "Yo no estoy ni comprado ni vendido", dijo. "El hecho de que mi mujer tenga un contrato de trabajo no tiene nada que ver con este asunto. Si ese contrato es irregular, actuaremos como lo hacemos siempre".

Roldán admitió ser amigo desde hace años del ex directivo Almenara, quien en el pasado militó en Comisiones Obreras para luego irse a la CGT y más tarde solicitar su reingreso en el sindicato. El secretario provincial señaló que él tramitó su afiliación "como lo haría con cualquiera" y que, cuando desde instancias regionales le fue denegada, se inhibió del caso.

"Yo estoy con las trabajadoras y estoy para defenderlas", dijo. "Lo único que les reprocho es que no hayan acudido antes para exponerme su situación, porque el sindicato habría salido a defenderlas".

La denuncia de las delegadas se enmarca dentro de una historia de años de explotación laboral, según explicaron ayer. La anterior dirección de Ecoclinic-Athisa, cuyo responsable era José Luis Alarcón, que dejó su cargo en septiembre pasado, se dedicó a incumplir el pacto de respetar una bolsa de trabajo para las limpiadoras, a contratar familiares de directivos y a acosar laboralmente a las delegadas, según adujeron. Unas 300 trabajadoras se encuentran afectadas.

Al llegar los nuevos responsables, enfrentados a los anteriores, decidieron relevar de sus cargos a esos directivos quienes, a su vez, denunciaron ser objeto de acoso laboral. Dos de esos ex directivos iban a dar una conferencia de prensa para exponer esos hechos en la sede de CC OO el pasado martes cuando un grupo de 30 mujeres irrumpió en la sala y los acusó a ellos de ser los acosadores. Los ex directivos tuvieron que suspender de inmediato el encuentro con los periodistas y abandonar la sede del sindicato.

Este diario trató de recabar a lo largo de la tarde de ayer la opinión de Loren Cabrales, responsable de CC OO para la Mujer, aunque sin resultados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de noviembre de 2002