PANTALLA INTERNACIONAL

Eminem, de peligro público a estrella de Hollywood

El músico alcanza un gran éxito como actor en '8 Mile'.

No hace ni dos años el rapero Eminem era considerado el enemigo público número uno, soliviantando por igual a negros y blancos, homosexuales o feministas, al explorar los límites de la moral con las letras de unas canciones sin concesiones. Ahora Marshall Mathers III disfruta de una nueva encarnación artística como el nuevo héroe de Hollywood, 'una auténtica estrella de cine', dice de él la revista Time, capaz de atraer incluso a aquellos a los que no puede interesarles menos el rap. Entremedias este polémico artista de 30 años ha vendido 30 millones de álbumes en todo el mundo y ha protagonizado su primer largometraje, 8 Mile, cuyo estreno hoy en Estados Unidos es comparado, para una nueva generación de espectadores, con hitos del cine como Fiebre del sábado noche, Ha nacido una estrella o incluso Rocky.

Más información
Los premios de la música americanos eligen a Eminem como intérprete del año

Historia de superación

Dirigida por Curtis Hanson, el filme está inspirado 'con gran libertad' en la vida del intérprete, en sus comienzos como aspirante a rapero en un ambiente que no era el suyo. Una historia de superación donde incluso el título, 8 Mile, procede de la calle en la que se crió este cantante, una frontera que separa el barrio blanco del ghetto negro en su Detroit natal, dos comunidades sólo unidas por la pobreza. También está su madre, personaje interpretado por Kim Basinger, alcohólica irresponsable que recuerda a la descripción que Eminem acostumbra a hacer de la suya propia; o el amor protector que siente hacia la pequeña Lily, en la película su hermana pero con numerosas similitudes a Hailie, su hija de 6 años en la vida real.

Hanson no estaba dispuesto hacer de 8 Mile un vehículo comercial apoyado en el éxito de las canciones de Eminem y ha preferido describir su película como un filme sobre el Detroit de 1995, un momento clave en la historia del rap antes de las muertes de Notorious Big y Tupac Shakur. Lo que deseaba el director, que no dudaba en reconocer su escasa formación musical, era realizar una película sobre una nueva generación estadounidense, sobre los problemas raciales y de clase que viven en una urbe dura e industrial como es Detroit. 'Quería mostrar la hierba saliendo entre las grietas del cemento', describe de forma poética el realizador de L.A. Confidencial. Y en este contexto Eminem fue su Rebelde sin causa. El filme que hizo de James Dean una leyenda, así como otros dramas que han hecho historia como Toro salvaje o el violento Romper Stomper con el que Russell Crowe se dio a conocer, fueron las lecciones de un cursillo acelerado de cine del cursillo que el cantante 'absorbió como una esponja', recuerda Hanson.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS