Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álava prevé iniciar en ocho meses la parte que le corresponde de la Eibar-Vitoria

La construcción del tramo alavés de la futura autopista de peaje Eibar-Vitoria, el que más dificultades ha presentado por sus problemas de financiación, parece haber aclarado esta semana algunas de sus incógnitas y ya tiene un plazo orientativo para que comiencen las obras. Tras el acuerdo adoptado el pasado lunes entre la Diputación alavesa y el el Gobierno vasco para destinar a este proyecto seis millones de euros procedentes del plan quinquenal de infraestructuras, el teniente de diputado, Carlos Samaniego, señaló ayer que confía en que las obras se pongan en marcha en el plazo de ocho meses. Las previsiones de Samaniego se refieren a la primera fase de un trazado que tiene una longitud de 14,3 kilómetros en territorio de Álava. Enlaza la localidad de Echávarri-Viña, junto al aeropuerto de Foronda y la autovía a Bilbao, con el puerto de Arlaban, en la muga con Guipúzcoa. Su coste aproximado se cifra en 132 millones de euros.

Las obras arrancarán en el tramo más cercano al límite con Guipúzcoa, donde las obras de la autopista están ya muy avanzadas. Samaniego aseguró que se pretende sacar a licitación el proyecto en medio año y adjudicarlo dos meses más tarde para dar paso inmediatamente al inicio de las obras.

Los seis millones de euros que contempla el plan vasco de inversiones para esta infraestructura en 2003 se incluyen dentro de la partida de 30 millones que contemplará el presupuesto que actualmente negocia el Gobierno foral con el grupo socialista. La autopista tendrá un peaje social y la concesión será 'mixta público-privada', según el teniente de diputado alavés. Según los cálculos que se realizan actualmente, la autopista Vitoria-Eibar (A-1) puede estar concluida en su totalidad en el año 2006.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de octubre de 2002