Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP utiliza su mayoría absoluta para limitar la investigación sobre Mercalicante a un mes

El PSOE insiste en culpar a Luis Díaz Alperi del mayor escándalo financiero de la ciudad

Una comisión especial del Ayuntamiento de Alicante investigará el escándalo financiero de Mercalicante, empresa pública donde se ha producido un quebranto económico de unos seis millones de euros. El presunto desfalco, del que los dirigentes de la sociedad que controla el PP responsabilizan a su ex gerente, Emilio Clavero, ha dejado la unidad de abastecimiento agroalimentario de la ciudad en quiebra técnica. El gobierno local, con mayoría absoluta del PP, aceptó la investigación propuesta por el grupo socialista, pero la limitó en el tiempo a un mes.

El pleno municipal extraordinario para debatir la creación de una comisión de investigación sobre el escándalo financiero en Mercalicante, celebrado ayer en el Ayuntamiento de Alicante a petición del grupo socialista, fue un acto anodino en el que los dos principales grupos políticos reafirmaron sus posiciones políticas: el PP, que controla los órganos ejecutivos de la sociedad, volvió a exculparse del fraude y los socialistas insistieron en que el agujero económico es consecuencia directa de la negligencia del PP. Sólo Esquerra Unida (EU), que cuenta con un miembro en Mercalicante, varió un guión que machaconamente han repetido PP y PSPV. La portavoz de EU, Camino Remiro, asumió, como consejera de Mercalicante, parte de responsabilidad en la quiebra técnica de la empresa. 'Pero en ningún caso mi grado de responsabilidad es equitativo al del PP', cuyos representantes en Mercalicante han ejercido un control absulto sobre la sociedad.

Del pleno pueden extraerse las conclusiones de que la magnitud del escándalo ha impedido que el PP cumpliera su deseo de negarse a crear la comisión y también de que la mayoría absoluta del PP ha puesto los medios precisos para tratar de impedir que la oposición aproveche el supuesto desfalco para sacar tajada política. Los esfuerzos del portavoz socialista, Blas Bernal, de sustanciar responsabilidades políticas de los populares -Mercalicante la preside el alcalde y la controla una comisión ejecutiva en la que no hay representantes de la oposición- quedaron diluidos al final de la sesión, cuando el alcalde aprovechó su autoridad para atacar a los socialistas sin posibilidad de que éstos pudieran replicarle.

Antes, los socialistas propusieron que la investigación se prolongara durante seis meses y estuviera formada por un miembro de cada grupo municipal, con voto ponderado en relación a su representación en el pleno municipal. Esquerra Unida y Grupo Mixto solicitaron sin éxito que la comisión se mantuviera abierta hasta final de año.

Cinco minutos antes de la sesión, los populares presentaron una enmienda a la totalidad a la moción socialista. En ella, defendió la creación de una comisión de investigación, con una duración limitada de un mes y con una composición proporcional a su representación en el pleno.

Para el portavoz socialista y candidato a la alcaldía, Blas Bernal, las 'barbaridades en la gestión' de Mercalicante no habrían sido 'tan graves' si los administradores -el alcalde, dos concejales del PP y dos ejecutivos de Mercasa- hubieran actuado de forma diferente. Bernal apuntó al PP como responsable del fraude en buena medida, dado que este grupo es el que nombra a un mayor número de miembros del consejo de administración y la comisión ejecutiva, órganos presididos por el alcalde, Luis Díaz Alperi.

Bernal detalló varios actos del órgano ejecutivo de la sociedad que, según él, demuestran que los gestores de la firma contribuyeron al quebranto económico de la sociedad.

La portavoz de EU apoyó la enmienda del PP por 'motivos de fuerza mayor', aunque opinó que la inicitiva popular contiene 'irregularidades' porque relativiza la trascendencia y gravedad de los hechos y atribuye la responsabilidad a una única persona, el ex gerente de la firma.

Díaz Alperi recalcó que su grupo no consentirá que la comisión de investigación se utilice como arma política, aseguró que el PP 'no tiene nada que ocultar' y reiteró que él ha sido 'el primer engañado' por Clavero. El alcalde, sin dar opción a réplicas, acusó a Bernal 'de presentar datos falsos, difamar, insultar y no actuar de buena fe' en este caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 2002