Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe Hernández gana el March Cencillo con una sátira sobre el arte

El escritor Felipe Hernández (Barcelona, 1960) obtuvo ayer el 10º Premio Bartolomé March Cencillo de novela breve con Dunas, una 'sátira ácida e implacable sobre el mundo del arte', según comentó un miembro del jurado.

El galardón, que convoca anualmente la Fundación Bartolomé March de Palma de Mallorca, está dotado con 6.000 euros y la novela será publicada por la editorial mallorquina Bitzoc, que dirige Basilio Baltasar.

Dunas describe la historia y peripecias de Jacobo Clar, gran financiero y coleccionista de arte, cuya fascinación por una pintura mediocre le lleva a toparse con la horma de su propio zapato: el imprevisible y camaleónico pintor Félix Mura.

El jurado, integrado por los escritores José Carlos Llop, Carlos Trías, Fernando Schwartz, Basilio Baltasar y Fernando G. Corugedo, que actuó como secretario, informó que 'en la superficie, Dunas es una sátira, a veces amarga y a veces jocosa, de las supersticiones y falsos ídolos del arte contemporáneo'.

'Pero bajo la atenta mirada de Rafael García, el conservador de la colección de Jacobo Clar, el relato desvela repliegues, interpretaciones y personajes inesperados', prosigue la nota facilitada por el jurado. 'Y descubre que los engañosos y caprichosos mecanismos que rigen los negocios del arte son idénticos a los de las grandes empresas y, lo que es peor, a los del amor'.

Felipe Hernández, que reside en Palma de Mallorca desde 1976, escribió su primer poemario, Medianoche, en 1974. Desde 1984 compagina su dedicación a la escritura y la composición musical con diversos empleos. Ha publicado las novelas Naturaleza (finalista del Premio Herralde 1989), La deuda (Planeta, 1998), La partitura (Seix Barral, 1999), Edén (Seix Barral, 2000), así como el libro de relatos Inundación.

La Fundación Bartolomé March creó este premio hace 10 años con el objetivo de estimular el arte de la novela breve. Han ganado el galardón autores como Zoé Valdés (La hija del embajador) o José Luis de Juan (El apicultor de Bonaparte).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de octubre de 2002