Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cambiará el Código Penal para tipificar como delito el uso del móvil robado

Las operadoras y la policía crearán una lista común para bloquear los aparatos sustraídos

El Gobierno va a introducir sendas modificaciones en el Código Penal para tipificar como delitos el uso del móvil robado y la falsificación del número de serie (IMEI), un identificador único para cada terminal que el usuario puede averiguar fácilmente. La medida se encuadra dentro de un plan de lucha contra el robo de móviles, un fenómeno creciente que, sólo el pasado año, alcanzó los 200.000 terminales en España. Además, las compañías y la policía confeccionarán una lista de móviles robados a través del IMEI para bloquear los terminales.

El robo del terminal móvil se ha convertido en una plaga. Los métodos son variados. Desde el típico hurto al descuido, la sustracción con violencia, el tirón o el último grito: el ladrón pone por sorpresa sus manos en las orejas de la víctima mientras ésta habla por el móvil y aprovecha el gesto reflejo de soltar el terminal para sustraerlo. Este fenómeno delictivo ha alcanzado cifras preocupantes:más de 200.000 móviles robados el pasado año y se calcula que en el presente ejercicio se superará esa cifra con creces.

Las compañías que operan en España -Telefónica Móviles, Vodafone y Amena- han combatido este delito hasta ahora con meras campañas informativas (ayer anunciaron la última) que han resultado ineficaces. Por eso, las autoridades han decidido poner en marcha un plan de choque que con la coordinación de tres ministerios (Ciencia y Tecnología, Interior y Justicia) quiere atajar de raíz el problema.

Tipificación especial

La medida más innovadora es la inclusión en el Código Penal de dos nuevos artículos que tipifiquen específicamente el uso del móvil robado como delito, de forma similar a la legislación particular que existe para los automóviles, puesto que hasta ahora sólo está incluido el robo del aparato, pero no su utilización por un tercero, según informaron en fuentes del Ejecutivo.

De hecho, el vigente Código Penal sólo castiga con pena de multa en su artículo 256 al que 'hiciere uso de cualquier equipo terminal de telecomunicación, sin consentimiento de su titular, ocasionando a éste un perjuicio superior a 50.000 pesetas'. Igualmente, el artículo 623 del mismo Código castiga con arresto de dos a seis fines de semana o multa a 'los que cometan estafa, apropiación indebida o defraudación de electricidad, gas, agua u otro elemento, energía o fluido, o en equipos terminales de telecomunicación, en cuantía no superior a 50.000 pesetas'.

Para perseguir el nuevo delito que se proyecta se cuenta con un instrumento muy eficaz, el IMEI, el número de identificación único del terminal con estándar mundial que consta de 15 dígitos y que es distinto para cada terminal. Para averiguarlo basta marcar *#06# (asterisco, almohadilla, 06, almohadilla), también aparece en el aparato, generalmente en el compartimento de la batería. Precisamente otras de las modificaciones del Código será la tipificación como delito de la falsificación del IMEI de modo similar a la del número de bastidoR de un coche.

Lista única

En el plano policial, Interior, en colaboración de las tres compañías (y más tarde Xfera cuando comience a operar) van a crear una lista con los IMEI de los terminales robados. Esta lista se actualizará permanentemente a medida que se reciban las denuncias y las compañías cortarán el acceso a la red cuando se haga una llamada desde el terminal robado, inutilizándolo completamente.

Este método, que precisará una serie de inversiones en el sistema informático de las operadoras, es mucho más eficaz que el utilizado actualmente, que se basa en el bloqueo de la tarjeta SIM, el pequeño chip que se introduce en el terminal, puesto que al ladrón le basta ahora cambiar de tarjeta para poder seguir utilizándolo.

El tercer paquete de medidas corresponde a campañas informativas en los principales centros distribuidores con consejos para evitar el robo del móvil. Precisamente ayer las operadoras anunciaron en un comunicado una campaña con una inversión de 20 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de octubre de 2002