Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía desvincula del robo de relojes al gerente de la fundación Andrés de Ribera

La comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Jerez negó ayer haber encontrado huellas del gerente de la Fundación Andrés de Ribera (FAR), José Manuel Melero, en las vitrinas donde reposaban los 10 relojes de bolsillo desaparecidos de la colección de esta institución el pasado mes de junio. La investigación desmiente, de esta forma, las acusaciones que a ese respecto formuló el responsable del área de Cultura de la Diputación Provincial de Cádiz, Juan García. Los relojes, cuyo valor supera los 90.000 euros, formaban parte de la exposición del Museo del Tiempo.

El Ayuntamiento de Jerez y la Diputación de Cádiz se han cruzado acusaciones sobre el presunto robo de las piezas a raíz del enfrentamiento que, por el control de la FAR, mantienen ambas instituciones y que ha impedido hasta el momento la apertura al público de los museos del Vino y del Tiempo, cuya construcción concluyó en agosto.

El Consistorio jerezano, que encargó una auditoría tras desplazar de la presidencia de la fundación a la Diputación, asegura que en los próximos días saldrán a la luz más irregularidades. La institución provincial, por su parte, sostiene que todo forma parte de una persecución política diseñada por el alcalde de la ciudad, Pedro Pacheco (PSA).

El clima de tensión entre ambas partes se vio ayer avivado tras conocerse las amenazas anónimas recibidas por el ex director de administración de la FAR, el socialista Juan Miguel Becerra, cuyo coche amaneció con las ruedas pinchadas hace dos días. Becerra fue quien difundió la grabación en la que se podía escuchar a Pedro Pacheco organizando el despido del personal contratado por la Diputación en la FAR.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 2002