Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE descarta que el Gobierno recalificase la Ciudad Deportiva para 'inyectar' dinero al Real Madrid

La Comisión Europea ha anunciado que no investigará la recalificación de terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid -15 hectáreas al norte del paseo de la Castellana sobre las que el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el propio club construirán cuatro torres de oficinas con 45 pisos cada una- por considerar que 'no existen argumentos suficientes' para sospechar que se trate de una ayuda estatal encubierta. El comisario europeo de Competencia, Mario Monti, explica, en respuesta a una pregunta del entonces eurodiputado de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) Pere Esteve, que las normas de la UE sobre ayudas estatales sólo tienen en cuenta 'las ventajas concedidas directa o indirectamente mediante recursos públicos'. Y la Comisión aprecia que la nueva calificación del terreno en cuestión 'no parece implicar ninguna transferencia directa o indirecta ni por parte de la ciudad de Madrid ni por la Comunidad Autónoma' al Real Madrid.

En opinión de Monti, 'el hecho de que la nueva calificación confiera una ventaja al Real Madrid no puede atribuirle carácter de ayuda estatal en el sentido del artículo 87 del Tratado CE'. El eurodiputado Esteve había reclamado a la UE que investigara una operación 'que podría vulnerar y distorsionar gravemente la libre competencia dentro de un sector económico tan fuertemente globalizado como es el deportivo, en general, y el del fútbol en particular'.

Esteve consideraba que, al aprobar Ayuntamiento y Comunidad la recalificación, se había podido 'dar cobertura jurídica a una ayuda de Estado bajo la apariencia de operación urbanística'. La incorrección, advertía, 'puede estar no en el hecho de que un club deportivo tramite la recalificación de unos terrenos que le pertenecen, sino en que la recalificación, vía la negociación de un convenio, se haya llevado a cabo obteniendo resultados desmesuradamente favorables para los intereses del propietario principal, en este caso el Real Madrid, y que no tienen punto de referencia ni comparación con otras operaciones de su entorno urbanístico ni deportivo'.

El convenio entre el presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, el alcalde de la ciudad, José María Álvarez del Manzano, y el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, fue suscrito el 7 de mayo de 2001 con el objetivo de cambiar la calificación urbanística de los terrenos, antes destinados a 'equipamientos deportivos privados', para levantar allí cuatro rascacielos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002